Raúl Castro reconoce que hay retrasos en el proceso de despidos masivos en Cuba

El presidente cubano, Raúl Castro, ha reconocido que existen retrasos en el proceso de despido de 500.000 empleados públicos que debía cumplirse durante el primer semestre de este año y ha ordenado replantearse el organigrama establecido, así como corregir los problemas que se han presentado.

La reducción de una parte de las plantillas estatales comenzó en enero y es un elemento fundamental en el proyecto de reformas que ha puesto en marcha el Gobierno de Castro para liberar de cargas a la economía pública e incentivar la expansión del sector privado, el cual será utilizado para absorber a los parados.

Castro ha hablado sobre los cambios que se introducirán en Cuba durante una reunión ampliada del Consejo de Ministros celebrada el lunes, fecha en la que culminó el período de debates en todo el país sobre las 291 medidas que contiene el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

“Teniendo en cuenta el retraso en el inicio de este proceso, (Castro) orientó ajustar el cronograma de su ejecución, al tiempo que reiteró la voluntad de que el Estado cubano no dejará a nadie desamparado”, señala una nota oficial divulgada por los medios estatales, tras el encuentro del mandatario con los ministros.

El despido de unos 500.000 trabajadores implica “una tarea de esta magnitud que afecta, de un modo u otro, a tantos ciudadanos, no puede enmarcarse en plazos inflexibles y que su ritmo de avance dependerá de nuestra capacidad para crear las condiciones organizativas y legales que garanticen su exitoso despliegue”, ha alertado Castro, según el comunicado.

Hasta el pasado 7 de febrero se habían efectuado 127.113 encuentros en los que participaron más de siete millones de cubanos, quienes realizaron más de 2,34 millones de intervenciones que tuvieron como resultado la presentación de 619.387 “propuestas de supresiones, adiciones, modificaciones, dudas y preocupaciones” acerca del contenido del proyecto, según cifras divulgadas este martes por el diario ‘Granma’.

Castro ha asegurado que “todas las opiniones recogidas hasta el momento” durante los debates sobre el plan de reformas “serán analizadas, independientemente de la cantidad de personas que las hayan emitido”. Al concluir el proceso de discusión “se brindará al pueblo una detallada información sobre sus resultados”, precisa el rotativo.

El Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución contiene 291 medidas orientadas a potenciar el sector privado, reducir todos los subsidios, buscar alternativas de financiación, reactivar el aparato productivo, promover la inversión extranjera y reubicar en trabajos privados a unos 500.000 empleados públicos que comenzaron a ser despedidos en enero.

Las propuestas presentadas serán debatidas entre los próximos 16 y 19 de abril por el gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) que se reunirá por primera vez en 13 años para debatir este proyecto histórico.

El ex mandatario Fidel Castro encabezará junto a su hermano, el actual presidente, Raúl Castro, el VI Congreso del PCC tras haber sido elegidos de manera unánime como delegados de la provincia de Santiago de Cuba (oeste).

Fidel Castro, de 84 años, se apartó del poder en 2006 tras haber sido sometido a una operación gastrointestinal que le dejó secuelas, pero continúa siendo el primer secretario del Comité Central del partido, mientras que Raúl Castro es el segundo secretario de la organización.