Prisión para la mujer acusada por triple homicidio

El juez ha decretado prisión sin fianza para la mujer detenida en Ourense como presunta autora intelectual del homicidio de su marido y suegros en su país natal, El Salvador.

Niega haber encargado la muerte de su esposo y sus suegros e incluso asegura que ella misma tuvo que huir de El Salvador porque estaba amenazada por las mafias del país. Pese a ello, el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense ordenó prisión sin fianza de la salvadoreña Evelyn del Rosario Hernández Umaña de Torres, como principal sospechosa de haber encargado los tres asesinatos, cometidos el 20 de junio en la casa familiar de Santa Tecla, en San Salvador.

El juez considera que, a pesar de sus alegatos, los cargos que se le imputan son muy graves y hay un alto riesgo de que la mujer intente huir y, con ello, eludir su obligación de comparecer ante la Fiscalía General de El Salvador.

Evelyn es acusada en El Salvador, de planear las muertes de sus suegros, el emigrante de Betanzos Manuel Antonio Torres Hernández, de 80 años, y María Graciela Galdámez, de 74, y la de su esposo, José Antonio Torres, de 58 años.

Fuentes judiciales han precisado que la mujer ha quedado a disposición de la Audiencia Nacional, que tiene que decidir sobre su extradición.

La mujer, cuyo arresto fue fruto de una orden de detención internacional solicitada por El Salvador a través de Interpol.

Esta persona estaba siendo vigilada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Galicia desde el pasado día 6. El miércoles se trasladó de la provincia de A Coruña a Ourense, donde continuó su vigilancia por parte de agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría Provincial ourensana, que la detuvieron el jueves sobre las 10.00 horas.

Sin trabajo conocido

Aunque la imputada aseguró en su comparecencia en el juzgado que durante los meses que vivió en Galicia trabajó cuidando a una persona y vivió muy modestamente, de momento no se ha probado esta circunstancia. Eso, unido a que no tiene familia en España -tras el triple crimen no se relaciona con la familia gallega de su suegro-, ha pesado mucho a la hora de ordenar su ingreso en la prisión ourensana.