Primarias dejan un escenario abierto para presidenciales en Argentina

scioli001.520.360EL UNIVERSAL. Buenos Aires.- Las primarias dejaron un escenario abierto de cara a las elecciones presidenciales del 25 de octubre en Argentina, con el candidato kirchnerista Daniel Scioli cerca de una victoria en primera vuelta y una oposición dividida pero forzada a conquistar votos para buscar un balotaje (segunda ronda).

El gobernador de la provincia de Buenos Aires y único candidato presidencial del peronista y kirchnerista Frente para la Victoria (FpV), oficialista, recibió el 38,52% de los votos, seguido por el alcalde porteño y postulante del partido de centroderecha Propuesta Republicana (Pro) Mauricio Macri, ganador de la interna del frente opositor Cambiemos, con el 29,98%.

La alianza Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), en la que ganó el peronista disidente Sergio Massa, obtuvo el 20,61% de los sufragios y se convirtió en el tercero en discordia, evitando una polarización entre Scioli y Macri y con un caudal de votos que podría definir la suerte de los comicios de octubre.

El FpV obtuvo un porcentaje de votos importante para un movimiento que está desde hace doce años en el poder, pero quedó 11 puntos por debajo de los resultados de las primarias presidenciales de 2011 y más lejos aún del 54% con que fue reelegida Cristina Fernández de Kirchner ese año.

En los dos meses y medio que restan para los comicios, Scioli deberá mostrar que en las primarias no tocó el techo de votos para el oficialismo y buscará seducir el voto peronista que en las primarias fue a parar a disidentes como José Manuel de la Sota y Adolfo Rodríguez Saá, e incluso a Massa.

Para ello profundizó su decisión de tomar mayor distancia de Fernández de Kirchner en cuanto a estilo de gobierno, pero asegurando que mantendrá los pilares de sus políticas. “Lo haré a mi manera”, aseguró Scioli.

Prometió además “trabajar muy duro de aquí a octubre para ganar la confianza” de quienes no lo votaron. El expiloto de motonáutica, de 58 años, se afianzó en la ventaja que sacó a sus rivales. “Tenemos más de 13 puntos (de ventaja) con Macri, y más de 20 con Sergio; y si lo miramos como fuerzas políticas, estamos a más de 7 puntos”, destacó. La división en la oposición podría beneficiar para el candidato kirchnerista.

Tanto Macri como Massa ratificaron este lunes que mantendrán sus candidaturas.

Podría definir su suerte quien mejor represente en octubre al “voto útil”, como se denomina al sufragio por aquel que tenga más posibilidades de ganar y derrotar en este caso a Scioli.

El alcalde porteño cree que “el oficialismo marcó cuál es el piso y el techo que tiene”. “A partir de ahora sumar un voto para ellos es casi como escalar el Himalaya, ellos tienen muchos problemas para enfrentar un balotaje que con estos números no hay dudas que va a haber”, declaró Macri a radio Mitre.

Subrayó además que la mayoría de los votantes se pronunció en contra del oficialismo. “Seguimos siendo un 62% de argentinos que que queremos vivir mejor y buscamos una alternativa”, señaló.

Estos números señalan que Scioli podría estar en problemas si va a una segunda ronda. Por eso dedicará estos dos meses y medio a reforzar su electorado para vencer el 25 de octubre, para lo cual necesitará el 45% de los votos más uno de los votos o el 40% con diez puntos porcentuales de ventaja sobre su más cercano contendiente.