Presidente Funes inaugura nuevo puerto de La Unión

La obra cuenta con un moderno muelle con capacidad para el anclaje de barcos grandes, así como otras obras civiles en una extensión de 117 hectáreas.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, inauguró recientemente el moderno puerto de La Unión, sobre las aguas del Golfo de Fonseca, infraestructura que se perfila a convertirse en los próximos años como el principal polo de desarrollo para la zona oriental del país; así como el principal puente logístico de la región centroamericana en el manejo de mercadería.

El mandatario salvadoreño que fue acompañado por el designado de la presidencia de Honduras, Víctor Hugo Garnica, detalló que el puerto tiene un costó de 200 millones de dólares, y que está por definirse la forma en la que se administrará en los próximos años, aunque aclaró que no se descarta la concesión de una parte de las operaciones a una empresa extranjera.

“Por fin podemos decir que el Puerto de La Unión Centroamericana, probablemente la mayor inversión de obra pública de nuestra historia reciente, es una realidad”, dijo el mandatario.

Pidió a los empresarios que inviertan en la zona a fin de crear una ciudad portuaria para el desarrollo del país.

También, dijo que trabajarán para convertirlo en una terminal atractiva para descargar mercaderías destinadas a El Salvador y otros países centroamericanos.

Funes adelantó que promueve una ley de concesión para que la terminal pueda ser operada por una asociación público-privada.

Esta moderna terminal marítima, cuenta con un moderno muelle con capacidad para el anclaje de barcos de gran calado, así como otras obras civiles en una extensión de 117 hectáreas.

Proyecciones de operación

De acuerdo a las proyecciones realizadas por el presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), en los primeros seis meses se operarán 25 mil contenedores, esperando duplicar esta cantidad en los siguientes seis meses. De seguir así las proyecciones, en los próximos tres años se estaría en la capacidad de operar 300 mil contenedores.

La obra fue construida por la empresa Toa Corporation-Jan De Nul, de capital japonés y belga, con un préstamo de 107 millones de dólares de Japón y 93 millones aportados por El Salvador. Su construcción inició en el año 2005, finalizando en diciembre del 2008.