Presidente Funes desmiente a ANEP en el tema de impuestos

El mandatario aclaró que el ejecutivo no está preparando ninguna propuesta sobre la creación de nuevos impuestos o el incremento de tasas a pesar de la necesidad del país para obtener fondos para su desarrollo.

El Presidente de la República Mauricio Funes aclaró, que el Ejecutivo no está presentando ninguna propuesta sobre la creación de nuevos impuestos o el incremento de tasas, mientras no se haya discutido en el seno del Consejo Económico y Social, CES.

Funes precisó que el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, sólo adelantó a la prensa la necesidad de incrementar la recaudación tributaria, pues la nación no pude seguir dependiendo de donaciones y financiamientos externos.

“Necesariamente tenemos que aumentar nuestra recaudación tributaria” y en esto están de acuerdo todas las instituciones multilaterales que se han consultado, indicó el mandatario.

Recordó que desde el comienzo de su mandato, en 2009, propuso debatir un nuevo pacto fiscal en el Consejo Económico Social (CES) y lograr consensos sobre el tema, un objetivo que planea cumplir este año.

Añadió que el primer paso de ese análisis es un estudio sobre la estructura fiscal del país, seguido de consensos sobre los programas de desarrollo económico y social de El Salvador.

Funes apuntó que en ese debate, el sexto punto es el tema de la movilización de recursos para alcanzar los fines fijados, en lo cual se incluyen los impuestos.

La Asociación Nacional de Empresarios Privados (ANEP) propuso que el tema sea negociado fuera del CES, donde también tienen representación el movimiento social y académico.

El Presidente dijo que su propósito es rectificar distorsiones de la economía nacional, entre ellas que los sectores de más altos ingresos reciben del estado casi el doble de los subsidios que los más pobres. Lo que no voy a permitir bajo mi gobierno, es que los impuestos los sigan pagando los más pobres, la clase media, y aquellos que tienen mayor capacidad contributiva, no lo hagan, afirmó.

Aclaró que no es un impuesto a los pobres o a la clase media, sino a los grandes capitales. Y recalcó que sólo si en el Consejo Económico y Social existe un consenso sobre la necesidad de ese impuesto, el Presidente lo presentará a la Asamblea Legislativa