París rinde homenaje a las víctimas de los ataques terroristas

El homenaje oficial a las víctimas de los atentados yihadistas del pasado día 13 en París y Saint Denis se realizó la mañana de este viernes en el patio de armas del palacio de los Inválidos de la capital francesa, encabezado por el presidente François Hollande.

Unas 2,000 personas, entre ellos familiares de la mayoría de los 130 fallecidos en los ataques, participaron en una ceremonia sobria, en la que también hubo miembros de la policía y los servicios de emergencia que trabajaron en la noche de los hechos.

Dos voces anónimas recitaron los nombres y edades de las 130 víctimas mortales, cuyos rostros habían desfilado antes por una gran pantalla.

Fue uno de los momentos más emotivos entre las familias y heridos, algunos con muletas y en sillas de ruedas, que se concentraban en la tribuna.

En algunos de los lugares donde se realizaron los atentados se produjeron concentraciones paralelas, como en la sala de fiestas Bataclan, donde numerosos parisinos acudieron a depositar flores y velas.

La bandera tricolor ondeaba en muchas ventanas, en una muestra inusual de patriotismo, pero la ceremonia en el patio cerrado del monumento nacional Les Invalides careció de la rebeldía de enero, cuando un millón de personas salieron a las calles en homenaje a los asesinados por milicianos extremistas, reportó la agencia AP.

Las únicas imágenes fueron las de las fuerzas armadas, y solo se podía asistir por estricta invitación.

Hollande prometió “solemnemente” hacer todo lo necesario para “destruir el ejército de fanáticos” responsable de los atentados de París, reivindicados por el grupo Estado Islámico.

El jefe de Estado francés denunció a esa “horda de asesinos” que actuaron “en nombre de una causa demente y de un Dios traicionado”.

“No cederemos ni al miedo ni al odio” tras los atentados de París, enfatizó Hollande.

“Francia no cambiará. Si necesitamos un motivo para seguir en pie, para luchar por nuestros principios, para defender los valores de nuestra República, lo encontraremos en su recuerdo”, afirmó Hollande en un discurso sobrio, reportó Efe.

El presidente aseguró que los franceses seguirán “viviendo sus vidas, saliendo a las terrazas, acudiendo a conciertos y a los estadios de fútbol”, escenarios de los atentados del 13-N.

“El 13 de noviembre quedará en sus memorias como una iniciación a la dureza del mundo y como una invitación a afrontarla”, aseguró el presidente, convencido de que la juventud francesa “está herida pero no atemorizada” y se mantiene “lúcida y emprendedora”.

“Estoy convencido de que esa generación mostrará su grandeza y vivirá plenamente en nombre de los muertos que lloramos hoy. Pese a las lágrimas, esta generación es el rostro de Francia”, aseguró.