Panzer Trump (por Max Brannon)

Del 20 de enero del año entrante en adelante, los programas de TV y sitios web de ISIS y grupos similares en redes sociales, ya no podrán seguir llamando con sorna “Casa Negra” al asiento del poder político en Washington pues, una vez más, un WASP tendrá las riendas del mando en los Estados Unidos CON MANDATO NACIONAL, es decir, por amplio margen y reteniendo las mayorías republicanas en el Congreso y el Senado: Es la “Blitzkrieg” de Donald Trump, que nos ha pasado rugiendo con furia a todos los analistas políticos y encuestas electorales, incluyéndome, pues sus errores eran tales y tantos que lo creí un candidato plantado de falsa derecha.

Lo que todos perdimos de vista fué lo mismo que dió las 2 victorias de que en su día gozó Bill Clinton: -“It’s the Economy, dude” (es el bolsillo, estúpido). Ya lo había dicho Marx: -“Los pueblos son como las babosas, que avanzan sobre el estómago”. Y aquí solemos castiza y cristianamente decir: -“El hambre es la peor consejera”.

Durante los mandos de Obama, Estados Unidos asistió al linchamiento de un embajador suyo en Libia, a la pérdida de mayoría estratégica en la ONU, en la OEA, a delegar el mando a sus no siempre confiables socios europeos en la OTAN, al eje BRICSur, al ascenso nuclear y espacial de China Roja …como siguieran así, sólo faltaba que Méjico recuperase Texas. Algo tenía que pasar y pasó: EL VOTO DE CASTIGO. Los votantes castigaron el proyecto socialista de los políticos teóricos con un “outsider”: Donald Trump. Cabe esperar dicha reacción se extienda al Hemisferio, para que vuelva a ser Americano, y no chino, europeo, iraní o ruso.

Por lo demás, sabemos ya qué se va y quiénes se van, en USA, en América Latina y El Salvador, son todos aquellos polvos rojos de “lo que el viento se llevó”. Pero es de rezar, porque nadie sabe qué viene. A estas fechas, ni el propio Trump, quien seguramente NO CONTABA CON GANAR. Oremos, pues, por él, que tenga éxito Y TERMINE VIVO Y SANO SU MANDATO, pues si saca a flote a su país, nuestro El Salvador, que vive de los USA, también sale a flote. Y en cambio, si mucho se equivoca, peligra hasta guerra mundial. Hay que adaptarse a las nuevas reglas del juego, porque, Darwin lo dijo bien, no es la fuerza sino la adaptación la clave de la supervivencia. El mismo Trump debe tomar ese consejo muy en cuenta, pues en los USA no hay golpes de Estado, pero los Presidentes a veces se mueren. Ave César: Ave, Trump.