Organizaciones piden a Funes investigar el asesinato de Romero

20091103-0-0-N-Romero
Diversas organizaciones marcharon recientemente para pedir al presidente Mauricio Funes, acatar recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de investigar el asesinato de Oscar Arnulfo Romero.

Cientos de personas salieron de la plaza del Divino Salvador del Mundo hasta Casa Presidencial, para solicitar al mandatario ser escuchados, quien esta obligado a dar cumplimiento a lo determinado por la CIDH en el año 2000.

“Nuestra actividad no es una protesta sino de acompañamiento al gobierno, para decirle que si esa es su actitud nosotros estamos en la disposición de apoyarlo”, dijo Armando López, peregrinos de la Concertación Monseñor Romero y organizador de la marcha.

Indicó que en este crimen contra el religioso se llevan 30 años de impunidad y sólo Funes como candidato presidencial y ahora como mandatario ha expresado su deseo de hacer Justicia en este caso.

López dijo que el canciller Hugo Martínez se reunió con la sociedad civil para abordar este delicado tema.

Esta posición genera esperanza y un ambiente de “posible cumplimiento de las recomendaciones de la CIDH, en especial la que le toca al Ejecutivo”, que es la de reparación de daños a la familia de la víctima, a la Iglesia católica y al pueblo.

Los peregrinos portaban imágenes del emblemático religioso y pedían entablar un proceso penal para castigar a los responsables del crimen ocurrido el 24 de marzo de 1980, hecho que conmocionó a la comunidad internacional.

Asimismo condenaron públicamente a los políticos y militares mencionados en hechos de lesa humanidad y que hoy en día se están blindando políticamente

A Romero se le lleva un proceso de canonización en El Vaticano desde 1993, y se caracterizó por ser un ferviente defensor de los más pobres de este país centroamericano.

El cardenal murió cuando un francotirador de la derecha le disparó en el corazón en momentos que oficiaba una misa en la Capilla Divina Providencia, al noreste de esta capital.

La Comisión de la Verdad, integrada por expertos de la Organización de Naciones Unidas tras la firma de los Acuerdos de Paz, que puso fin a 12 años de enfrentamiento armado interno en 1992, responsabilizó al extinto mayor del Ejército, Roberto D’Abuisson, del crimen de Romero.