Optimismo en Honduras sobre el regreso a la OEA con acuerdo de Perú

El ministro de Relaciones Exteriores hondureño, Mario Canahuati, reaccionó con optimismo a la decisión de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Perú de enviar un grupo de expertos para estudiar las condiciones para la readmisión de Honduras en ese organismo.

Esa decisión de la Asamblea de la OEA, de la que Honduras está suspendida desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contra el ex presidente Manuel Zelaya, “está por arriba de las expectativas que nosotros esperábamos de la reunión”, afirmó Canahuati.

Los ministros de Relaciones Exteriores o delegados de 33 países miembro de la OEA acordaron la creación de ese grupo de expertos, que tendrá plazo hasta el 31 de julio para presentar sus conclusiones.

“Se ha firmado una resolución (…) relativa a la creación de un grupo de expertos de alto nivel para evaluar la situación política y jurídica de Honduras”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores peruano, José Antonio García Belaúnde, presidente de la Asamblea, al concluir un diálogo privado de más de tres horas sobre Honduras.

El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para las Américas, Arturo Valenzuela, dijo a la AFP que “se trata de un acuerdo excelente, estamos de acuerdo con él; Honduras viene cumpliendo los requisitos para su readmisión a la OEA”.

La ministra de Relaciones Exteriores de México, Patricia Espinosa, calificó como “un paso positivo el hecho de que la OEA se involucre nuevamente en la situación de Honduras para que podamos hallar la forma en que pronto se reincorpore nuevamente a la OEA”.

Previamente, el retorno de Honduras al organismo hemisférico había sido propuesto por la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, una idea que fue refutada por Brasil.

Canahuati estimó que la propuesta surgió “particularmente por las muestras de solidaridad de esos países que están con nosotros, que creen en nosotros y han visto los pasos importantes que ha dado el presidente (Porfirio Lobo) en temas como el de los derechos humanos y el fortalecimiento de la democracia para la reconciliación nacional”. “Esperamos que se conforme esa comisión, creo que sería posiblemente una de las mejores alternativas que nosotros podríamos tener y para el 15 de julio, si es así, como se establece al final, tener lo que es la respuesta definitiva”, abogó.

Admitió que “la esperanza es de que se lleven una repuesta favorable de los hechos acontecidos y podamos ya (tener) el reingreso o la reinserción de Honduras a la OEA”.

Desde que asumió, el 27 de enero, Lobo se ha esmerado en cumplir con el Acuerdo Tegucigalpa-San José, firmado el 30 de octubre entre las representaciones de Zelaya y del gobierno del ex presidente de facto Roberto Micheletti, que asumió tras el golpe.

Lobo invoca entre los compromisos cumplidos la aprobación de una amnistía y la integración de las comisiones de Verificación (CV) de los acuerdos y la Verificación y Reconciliación (CVR).