Opositores aseguran que Ortega quiere evitar observadores electorales OEA

Detractores del gobierno nicaragüense creen incluso que el conflicto limítrofe con Costa Rica puede haber sido un montaje

La amenaza del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de retirarse de la Organización de Estados Americano (OEA) en el marco de un diferendo fronterizo con Costa Rica, buscaría evitar la presencia de observadores extranjeros en las elecciones presidenciales del próximo año, advirtieron dirigentes opositores en Managua.

Ortega “anda buscando que no haya observación electoral internacional, y si no hay observación de la OEA no hay europea ni tampoco nacional”, dijo el diputado opositor y ex canciller, Eduardo Montealegre, señaló DPA.

“Eso es lo que (Ortega) quiere, que nadie lo esté supervisando; yo creo que pudo haber sido un montaje”, añadió el legislador en declaraciones al matutino El Nuevo Diario.

En declaraciones la noche del sábado, el mandatario nicaragüense protestó por lo que consideró fue una “sesión manipulada” de la OEA en que la se aprobó una resolución que invita al diálogo entre Costa Rica y Nicaragua previo retiro de fuerzas militares de la frontera.

Ortega dijo que iba a “considerar” un posible retiro de Nicaragua de la OEA, aduciendo que el organismo hemisférico no ha contribuido a resolver el conflicto territorial con Costa Rica en la zona del sureño río San Juan.

Por su parte, el también diputado y ex canciller liberal, Francisco Aguirre, opinó que al presidente no le conviene abandonar la OEA ni prohibir la observación electoral, ya que ello devendría en “un repudio internacional” si hubieren denuncias de fraude.

Analistas coinciden en que el conflicto diplomático con Costa Rica le brindó a Ortega “un respiro” a nivel interno en momentos de fuertes cuestionamientos al Poder Judicial y a la permanencia de funcionarios del tribunal electoral acusados de fraude en 2008.

Diputados de todas las tendencias expresaron su apoyo al gobierno e incluso viajaron a la zona fronteriza para respaldar la presencia del Ejército y anunciar fondos millonarios para la entidad militar.

Sin embargo, las últimas declaraciones del presidente provocaron fisuras en la aparente unidad entre el gobierno y sus adversarios políticos, y varios dirigentes opositores empiezan a cuestionar el comportamiento oficial en la crisis con Costa Rica señalando que Ortega está exhibiendo una imagen de “intransigencia”.

Según Aguirre, Ortega venía manejando correctamente el diferendo con la vecina nación, “pero la amenaza de salirse de la OEA pudiera ser un paso en falso, pues el organismo interamericano sobrevivirá a la salida de Nicaragua”.