Obama elogia a Alan García que regresa a un Perú que debate la bicameralidad

La promoción del Acuerdo de Libre Comercio entre Perú y EEUU fue uno de los principales ejes sobres los que giró la cita que mantuvieron el martes Alan García y Barack Obama, en Washington.

Tras la visita, lo esperaba el Congreso, que debate el regreso a la bicameralidad. El mandatario puso en duda la conveniencia de la propuesta aprista.
En lo que fue el primer encuentro bilateral entre los mandatarios, el Presidente de Perú Alan García visitó a su par de Estados Unidos Barack Obama, en la Casa Blanca. Más allá de los temas abordados por los líderes, entre los que, según confirmó el canciller José Antonio Belaunde, se encuentra el estado de la democracia en el mundo y el respeto a los derechos humanos, la mejor implementación del Tratado de Libre Comercio entre ambos países fue el eje del encuentro. Sobre este tema, Alan García consideró que el TLC fomentará “empleo, tecnología e inversión”. Por su parte, Obama dijo que va a crear más puestos de trabajo y prosperidad para los dos países.

Perú es para Estados Unidos “un buen socio”, según confirmó Obama. “Perú, como ustedes saben, es una sólida democracia. Su economía ha tenido un extraordinario éxito el año pasado. Pese a los graves problemas económicos internacionales, ha tenido una economía enormemente resistente y fuerte, y eso se debe gracias al liderazgo que ha mostrado el presidente García y su equipo”, dijo Obama. García, a su lado, devolvió gentilezas y elogió el liderazgo mundial norteamericano.

El viaje a Estados Unidos y el espaldarazo de Obama habrá resultado una bocanada de aire fresco para el mandatario, que de regreso en su país se reencuentra con las críticas en su contra. Mientras las cifras económicas le ganan el apoyo internacional como el de Obama, la disparidad del crecimiento en su país le gana críticas. “Aún existe una pésima distribución de la riqueza. El presidente Obama no conoce la situación que está viviendo nuestro país”, declaró Yonhy Lescano, Congresista de Alianza parlamentaria.

La aprobación de García en Perú se encuentra en el 29% , y es Lima su principal bastión. Si bien la cifra de aprobación aumentó levemente en el último sondeo, aún se encuentra entre los mandatarios latinoamericanos más desaprobados.

Por estos días García también ve frustrada su iniciativa para que el Congreso de su país, que debate el regreso a la bicameralidad, opte por la renovación por mitades en el Parlamento. Igualmente, la banca aprista, que busca el regreso a esta modalidad parlamentaria, no alcanzaría los votos necesarios. De alguna manera García se vería satisfecho por el fracaso de la iniciativa de la banca de su partido, pues, alertó, “es posible que al pueblo no le agrade eso”. La referencia de García tiene que ver con el incremento de parlamentarios que supondría el proyecto impulsado.