Un impuesto a las telefonías tienen un carácter regresivo: Funes

En el programa número cuarenta y cuatro “Sin Censura”, del expresidente Funes, hizo un análisis y síntesis sobre el impuesto a la telefonía que ha propuesto el Gobierno Central, sus implicaciones y alternativas para colectar recursos para el financiamiento para el Plan “El Salvador Seguro”.

Funes manifestó que un impuesto al consumo de los servicios de las telefónicas terminará impactando al más pobre. “Un impuesto a las telefonías tienen un carácter regresivo que termina impactando en la capacidad de consumo del más pobre”, puntualizó.

Asimismo reconoció que “la telefonía se ha convertido definitivamente en un servicio de consumo masivo y popular, y entre sus clientes tiene a familias de escasos recurso y son justamente las familias de escasos recursos la mayoría de la población”.

El exmandatario es de las idea que se debe medir y ajustar entre el que gana más y el que gana menos, por lo que enfatiza que el impuesto generalizado no es buena medida.

También dijo que la reducción en consumo telefónico autorizado por SIGET a las telefonías, al final no se traduciría en ningún beneficio a la población, ya que se lo terminará comiendo el impuesto que propone el GOES y aprobado por la Asamblea Legislativa.

De esta manera dijo no estar de acuerdo con la implementación de dicho impuesto: “No estoy de acuerdo que el financiamiento especial para un plan de seguridad provenga de un impuesto generalizado al consumo, por mucho que el impacto en el bolsillo de los salvadoreño se vea reducido con la anunciada rebaja de las tarifas por parte de la SIGET que aún no ha sido anunciada”, enfatizó.

Funes dice que se podría implementar un impuesto al patrimonio, como el que fue aprobado por el gobierno del expresidente Duarte, pero que fue derogado en el mandato de Cristiani, “con el único propósito de favorecer a los grandes capitales que habían financiado su campaña presidencial”, señaló.