Millones de egipcios conmemoran la caída de Mubarak

Varios millones de personas han tomado las calles de Egipto para conmemorar la nueva era que está viviendo el país desde la caída del presidente, Hosni Mubarak, hace justo una semana y para recordar al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que debe cumplir su promesa de ceder el poder y convocar unas elecciones democráticas.

En un día emocionante que se convertirá en punto de referencia en la historia moderna de Egipto, el célebre teólogo egipcio Yusuf al Qaradawi ha defendido durante el sermón del viernes pronunciado ante una gran multitud en la plaza Tahrir de El Cairo la liberación “inmediata” de todos los presos políticos encarcelados bajo el anterior régimen, además de la destitución del actual gobierno interino, nombrado por el propio Mubarak.

“Pido al Ejército que libere de inmediato a todos los presos políticos que han vivido durante años en prisión debido a las leyes de emergencia y a los tribunales militares”, ha afirmado Al Qaradawi, según recogen los medios árabes. Al Qaradawi preside la Unión Internacional de Teólogos Musulmanes y ha regresado recientemente a Egipto tras 30 años de exilio.

“Pido al Ejército egipcio que nos libere del Gobierno formado por Mubarak”, ha proseguido el teólogo. Este gobierno, ha dicho, “es responsable de muchos crímenes”. Además, ha proclamado que los concentrados en Tahrir son tres millones.

Millones de personas se han sumado a las concentraciones en todo Egipto, en las que también se ha rendido homenaje a las 365 personas que perdieron la vida en las movilizaciones que lograron derrocar a Mubarak.

En la ciudad de Alejandría, la segunda mayor del país, más de un millón de personas han participado en las manifestaciones para conmemorar el fin del régimen anterior, según la cadena de televisión qatarí Al Yazira. En Damanhour, se han movilizado unos 3.000 manifestantes que han exigido la retirada de todos los símbolos del anterior régimen, mientras que en Arish unas 20.000 personas han advertido de que si no se deroga el estado de emergencia, no permitirá la entrada de la Policía en la península del Sinaí.

Muchos de los participantes en las marchas han asegurado que vigilarán estrechamente el cumplimiento de la promesa realizada por el régimen militar de convocar elecciones dentro de seis meses. “Este es un serio mensaje al Ejército”, ha dicho Mohamed el Said, de 28 años de edad, que se ha desplazado hasta El Cairo desde Puerto Said.

“Después de hoy, será más que obvio para ellos que si no protegen la revolución y responden a las exigencias del pueblo, la próxima vez que la gente vaya a Tahrir no será para celebrar la victoria sino que traerán mantas con ellos como antes”, ha explicado a Reuters el manifestante en la céntrica plaza cairota.

La revolución en Egipto, aliado de Estados Unidos y el primer país árabe que firmó un tratado de paz con Israel, levantó temores en toda la región árabe y se contagió a países como Libia, Yemen, Bahréin e Irak.

Tras la reclamación de un nuevo gobierno por parte de los manifestantes reunidos en las calles de Egipto, fuentes de la seguridad gubernamental han asegurado que el primer ministro, Ahmed Shafiq, anunciará un cambio de ministros la próxima semana, con el que el Ejecutivo esperar contener a los manifestantes y a los trabajadores que están en huelga.