Miley Cyrus, Jane Fonda, un costoso piano y un inusual beso

arrives at the Los Angeles LGBT Center 46th Anniversary Gala Vanguard Awards at the Hyatt Regency Century Plaza on November 7, 2015 in Century City, California.

La polémica Miley Cyrus ayudó a la cantante Linda Perry a vender un piano -donado por la estrella de la serie ‘Orange is the New Black’, Ruby Rose– lamiéndolo, para hacerlo así más atractivo a posibles compradores en la gala de los premios Vanguard del centro LGBT celebrados este sábado en Los Ángeles. La táctica dio resultado, ya que el instrumento acabó subastándose por 50.000 dólares.

Durante la velada, Miley recibió el premio Vanguard de manos de personal del centro LGBT y de miembros de su propia organización, la Happy Hippie Foundation, un reconocimiento por el que aseguró sentirse “más que agradecida”.

“Quiero que todos sepan que me siento más que agradecida por estar en una habitación llena de tantas personas que se preocupan tanto por los demás, porque desafortunadamente eso es algo muy raro en el mundo en el que vivimos hoy en día. Pienso en esta noche no como en una ocasión para celebrar lo que ya hemos logrado, sino lo que estamos haciendo y vamos a hacer en el futuro”, declaró la joven en su discurso de agradecimiento.

La intérprete Jane Fonda también recibió un galardón por su apoyo a la comunidad LGBT, que dedicó a todas las mujeres transexuales.

“Tal y como lo veo yo, las mujeres transexuales son las guerreras en primera línea de batalla contra el patriarcado. Porque cualquier persona que renuncia al privilegio de tener pene de forma voluntaria es una amenaza al patriarcado”, comentó la actriz estadounidense, a quien le entregó el premio su compañera en la comedia ‘Grace y Frankie’, Lily Tomlin.

Fonda también besó a Cyrus pero no en la mejilla o en los labios sino en el abdomen en su paso por la alfombra roja.