Miles de personas dejan sus casas por erupción del volcán Sinabung

La nueva erupción del volcán Sinabung, que se despertó después de casi 400 años de silencio en la isla indonesia de Sumatra, hacía huir a miles de personas y provocaba perturbaciones en el tráfico aéreo.

Unas 3.000 personas, que abandonaban sus poblados en las faldas del volcán, engrosaron las filas de las 21.000 evacuadas ya hacia 16 centros de socorro, anunciaron los servicios de emergencia.

Según el vulcanólogo Agus Budianto, Sinabung, registró una nueva erupción que duró más o menos 15 minutos. El humo y las cenizas subieron hasta por lo menos 2.000 metros.

Esta erupción fue más intensa que la de la víspera, cuando el volcán volvió a entrar en actividad después de cuatro siglos.

Imágenes de la televisión mostraban una espesa columna de humo negro elevándose hacia el cielo y la lava saliendo desde el cráter.

Unos testigos contaron que había un fuerte olor a azufre y numerosos habitantes abandonaron sus viviendas incluso antes de recibir la orden de evacuar.

Las autoridades ordenaron evacuar una “zona de peligro” situada en un radio de 6 kilómetros.

Marsita Sembiring, una labradora residente en Sukanalu, a 4 kilómetros del volcán, abandonó precipitadamente su poblado el domingo, en compañía de sus cuatro hijos y de su marido.

La familia pasó el domingo en un refugio en Kabanjahe, a 20 kilómetros de su poblado, pero volvió a su casa en la noche para proteger sus bienes de los saqueadores.

Tras la erupción, las cenizas se dispersaron hasta 30 kilómetros del volcán. Entre los evacuados, numerosos agricultores aseguraron que la ceniza cubría sus plantaciones de legumbres.

Frente al peligro que supone la proyección de cenizas y de humo, se aconsejó a dos compañías aéreas que desviaran sus aviones de la zona.

Varios vuelos internos, provenientes o con destino a la zona, fueron anulados el domingo.

La erupción del Sinambung, que culmina a 2.460 metros de altura en el norte de Sumatra, generó una espesa nube de humo negro y acre. Según los socorristas no se han registrado víctimas, pero la agencia Antara, citando a la policía, informó de dos muertos por ataques cardiacos.

El Sinabung es uno de los 69 volcanes activos en el archipiélago indonesio.

“Esperamos que las erupciones hayan hecho disminuir la energía acumulada en el interior pero nos mantenemos en alerta”, explicó Budianto.

Indonesia está situada en el “cinturón de fuego” del Pacífico donde la actividad volcánica y sísmica es muy importante. Durante el mes de agosto, el volcán del monte Karangetang (provincia norteña de Sulawesi) entró en erupción, provocando cuatro desaparecidos.