Marzo para América, marzo contra Obama

El próximo 21 de marzo la comunidad inmigrante de Illinois intensificará sus acciones para contribuir con 10 mil asistentes, de una meta total de 100 mil manifestantes, a la marcha por la reforma migratoria en Washington.

Diversos grupos comunitarios de Chicago y los suburbios promueven acciones dirigidas a motivar el incremento de un mayor número de asistentes la organización de volantes y carteles alusivos a la marcha y el envío de llamadas telefónicas, mensajes de texto, y fax a sus líderes.

El grupo organizador del evento, Inmigrant Solidarity Dupage, indicó en un comunicado que bajo la administración del presidente Barack Obama las deportaciones aumentaron hasta llegar a un total de 493 mil personas en 2009, “un número mayor que en cualquier año del gobierno de George Bush”, y llamó a la comunidad inmigrante a participar en este esfuerzo de presión a su administración.

La reunión en la Casa Blanca de los senadores Charles Schumer, demócrata de Nueva York y Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur por dos horas con el presidente Obama para definir un proyecto bipartidista de reforma migratoria elevó el ánimo en la comunidad y la confianza de que sus acciones tarde o temprano dan resultados.

“Queremos que el presidente Obama sepa que las tácticas actuales de inmigración están destruyendo familias y le cuestan al mandatario un alto precio político entre las comunidades de inmigrantes y latinos. Y que sepa que necesitamos su liderazgo para mover este año esa reforma” expresó Joshua Hoyt, director ejecutivo de la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR).

El próximo día 21, en Washington D.C., la movilización, denominada un “Marzo para América” en el Día de la Inmigración, tiene como objetivo recordarle al presidente Obama, frente al monumento a Lincoln, su promesa de promover una reforma inmigratoria.

“Nuestra meta es llevar de Illinois 200 autobuses con 10 mil personas, y ya tenemos más de 140 confirmados”, recordó Hoyt.