Maduro y Morales impulsan consulta en apoyo a Rousseff

Los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) levantarán su voz para rechazar la nueva arremetida contra la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró el presidente Nicolás Maduro desde Bolivia, donde se reunió con su homólogo Evo Morales para analizar temas de cooperación bilateral y acordaron impulsar consultas regionales sobre la situación del país hermano.

Ambos mandatarios se encuentran “alerta” por la situación de Rousseff. “No nos vamos a quedar callados frente a un intento de golpe de Estado en Brasil ni en ningún lugar de América Latina y el Caribe, ni nos vamos a dejar maniatar ni tapar la boca ¡No! Nosotros vamos a hablar con voz clara y abierta para apoyar al movimiento popular y al pueblo de Brasil”, aseveró Maduro.

Morales había anticipad, en agosto pasado, sus temores de que se geste un golpe en Brasil y consideró que la región debería actuar en conjunto para defender la institucionalidad en el gigante suramericano.

Los dos gobernantes, se hicieron eco de la difícil situación que atraviesa su colega brasileña, sumida en una crisis de gobernabilidad, acusaciones de corrupción contra el partido de gobierno y una popularidad baja, reseñó AFP.

El Tribunal Electoral brasileño decidió la semana pasada reabrir una investigación para determinar si se cometieron abusos durante la campaña electoral que la llevó al poder en 2014.

Plan Especial 2015

Por otra parte, el presidente Maduro también acordó con el gobierno de Bolivia firmar en enero un plan de 10 años para impulsar el desarrollo económico, comercial, energético, investigativo y militar. “Hemos convenido hacer una reunión binacional en enero con los ministros para aprobar un plan de desarrollo, de complementariedad, hacia el 2025”, dijo.

“Vamos a juntar todo lo que se está creando desde la revolución democrática cultural de Bolivia, desde la revolución bolivariana, desde el concepto del socialismo comunal, que ha surgido como alternativa postcapitalista de Bolivia y Venezuela y más allá, en América Latina y el Caribe”, expresó.

El mandatario nacional informó de un plan de cooperación en el campo militar, donde impartirán la “nueva doctrina antiimperialista” con el objetivo de “seguir fortaleciendo la columna vertebral de los procesos de independencia de nuestros países”. Además, anunció la reactivación de la Escuela de Defensa del ALBA “para que vuelva a florecer como una propuesta de formación e intercambios”.

Esa escuela, en la que se invirtió 1,8 millón de dólares en un conjunto de edificios en más de 5.000 metros cuadrados cerca de la ciudad de Santa Cruz en el oriente boliviano, no llegó a operar. Fue creada en 2009 durante una cumbre de la ALBA por iniciativa del fallecido Hugo Chávez y cuando el bloque estaba conformado por Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y algunas islas caribeñas.

De regreso en Caracas

El Presidente realizó anoche su acostumbrado programa semanal Contacto con Maduro, en el que dedicó especial atención al tema fronterizo, la seguridad y el proceso electoral del 6 de diciembre.

Sobre la frontera respaldó las gestiones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y aprobó recursos para mantener los dispositivos activos.

De cara al 6D, llamó al país a asistir a unas elecciones para consolidar la paz. ADLR