Maduro se lanza contra el Parlamento tras rechazo a emergencia económica

El presidente venezolano Nicolás Maduro llegó a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe con una tarea clara: conseguir apoyo para implementar la emergencia económica en su país. La medida fue rechazada por el Parlamento, de mayoría opositora, pero el mandatario anunció acciones legales.

“Venezuela está en una situación difícil, he decretado emergencia económica para fortalecer lo social y defender los derechos sociales del pueblo y para iniciar un nuevo modelo económico productivo”, dijo Maduro ayer al arribar a Ecuador para participar en la IV Cumbre de la Celac.

“Vengo a sostener un conjunto de reuniones con países hermanos de América Latina y vengo a plantear un conjunto de posibilidades para, desde América Latina, atender la emergencia económica de Venezuela e incrementar el comercio”, agregó.

El día anterior, Maduro aseguró que la decisión de la Asamblea Nacional de rechazar el Decreto de Emergencia Económica el viernes era inconstitucional. “Me reservo las acciones constitucionales y legales que voy a tomar”, advirtió.

El mandatario ha argumentado que el decreto permitirá promover acuerdos con el sector privado e iniciar la transición desde un “modelo rentístico agotado” dependiente del petróleo, a un modelo productivo. Pero la oposición, que este mes empezó a controlar el Congreso tras estar 17 años en minoría, acusa al gobierno de querer profundizar las medidas que habrían llevado al país a su crisis económica actual, como las expropiaciones, intervenir las importaciones y los precios.

También se preguntan por qué el gobierno no decretó la emergencia hace dos meses, cuando el país ya estaba en crisis y el chavismo era mayoría en el Parlamento.

El decreto es un apartado del Estado de Excepción, lo que significa que le da poderes especiales al mandatario para responder a situaciones económicas extraordinarias. Con ello, dice la oposición, aumenta su poder, en desmedro de la Asamblea Nacional.

El Parlamento aprobó el martes una investigación sobre la situación de las empresas expropiadas en los últimos 16 años.

Pero Maduro tiene buenas opciones de que un recurso legal para reponer la medida prospere. Antes de ser rechazado por la Asamblea, el Tribunal Supremo de Justicia ya había declarado constitucional el decreto.

Economía en emergencia

La economía venezolana se ha visto afectada por el derrumbe del petróleo, su principal fuente de ingresos. A la escasez de divisas y de productos básicos se suma la inflación más alta del mundo. La semana pasada el gobierno informó que la inflación llegó a 141,5% a septiembre, haciendo una excepción a su política de no entregar cifras oficiales. La economía se habría contraído 4,5% entre enero y septiembre, y estimaciones privadas ubican el déficit en 20% del PIB.

Maduro formó un Consejo Nacional de Economía productiva, que ya le entregó su primer paquete de propuestas y le pidió a su ministro de Petróleo que inicie una gira por todos los países productores de petróleo, para presentarles su propuesta para recuperar el equilibrio del mercado del crudo. Pero la batalla con la oposición por el decreto de emergencia no quedará zanjado hasta la intervención del Tribunal Supremo.