Maduro advierte sobre violencia política ante comicios

Nicolás Maduro pidió al mundo estar “muy atento a cualquier intento de violentar la vida política” de su país de cara a las elecciones de diciembre próximo, en un discurso ante la Asamblea General de la ONU.

Durante su discurso, Maduro denunció además una “operación tenaza” que “pretende llenar de conflictos la frontera de Colombia y la frontera de Guyana”, en referencia a la crisis de los deportados y la disputa por la región del Esequibo, respectivamente.

“Le pido al mundo estar muy atento a cualquier intento de violentar la vida política de Venezuela”, dijo Maduro en referencia a los comicios parlamentarios que se celebrarán el 6 de diciembre.

En su segunda presentación como presidente en el pleno de la Asamblea General de la ONU, Maduro dijo que Venezuela va a “demostrar” en esas elecciones su “vocación democrática y pacífica”.

En los comicios de diciembre para definir la composición de la Asamblea Nacional, las fuerzas opositoras podrían ganar la mayoría legislativa por primera vez en 16 años de chavismo, según sondeos.

Venezuela atraviesa tensiones políticas internas que se han acentuado con la condena del líder opositor Leopoldo López, sentenciado el pasado 10 de septiembre a 13 años y nueve meses de cárcel por cargos relacionados con las protestas contra el gobierno de Maduro que dejaron 43 muertos entre febrero y mayo de 2014.

Maduro se refirió por otra parte a los dos recientes conflictos fronterizos de su país con Colombia y Guyana, a los que calificó como parte de una “operación tenaza” de carácter externo, y que, a su entender, logró resolver en los últimos días.

En cuanto a Guyana, afirmó que “la diplomacia de paz ha permitido canalizar exitosamente pasos para un reclamo histórico que tiene Venezuela desde 1835”, en referencia al acuerdo alcanzado el domingo en Nueva York con el mandatario guyanés David Granger para el retorno de embajadores.

Según el mandatario venezolano, la ONU estableció una comisión técnica para abordar el diferendo territorial entre ambos países.

Pese a las palabras de Maduro para bajarle el tono a la disputa, este martes en la Asamblea General el presidente Granger acusó a Venezuela de tener “ambiciones expansionistas” y de pretender “desestabilizar” la región“.

Maduro reclamó también la derogación del decreto firmado en marzo pasado por el presidente Barack Obama en que se calificó a su Venezuela como ”amenaza“ para Estados Unidos.

La medida de Obama impone sanciones a siete funcionarios venezolanos acusados de violar los derechos humanos.