Lula les pide a los gobernadores electos que se mantengan en campaña por Rousseff

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, recibió a los gobernadores de su base política electos en las resientes elecciones y les urgió a seguir en campaña en favor de Dilma Rousseff, candidata oficialista a la Presidencia que disputará una segunda vuelta con el opositor José Serra.

“El presidente les pidió a los gobernadores que no desmonten sus comandos de campaña y mantengan todas las estructuras para volcarlas en favor de nuestra candidata”, declaró a periodistas el ministro de Asuntos Institucionales, Alexandre Padilha, portavoz del encuentro.

Rousseff, candidata del Partido de los Trabajadores (PT), ganó la primera vuelta de las presidenciales el pasado domingo con un 46,9%, y disputará la segunda el próximo día 31 frente a Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que logró 32,6%.

En tercer lugar se situó Marina Silva, del Partido Verde (PV), quien obtuvo un 19,3% que representa unos veinte millones de votos, que tanto Rousseff como Serra aspiran a conquistar.

Padilha no descartó incluso que, en las negociaciones con Marina Silva, participe el propio Lula, quien mantiene una estrecha amistad con la ex candidata verde desde hace unos treinta años.

Silva, de 52 años, militó durante tres décadas en el PT, al que renunció el año pasado para afiliarse al PV. Entre 2003 y 2008, fue ministra del Medio Ambiente en el Gobierno de Lula, al que dimitió por sus divergencias con Rousseff, entonces titular de la cartera de la Presidencia, en relación a planes de desarrollo en la Amazonía.

Según Padilha, en el Gobierno y el PT existe “certeza de que se podrá entablar un amplio diálogo con Marina” y lograr que respalde “el proyecto” que representa Dilma Rousseff.

Eduardo Campos, reelegido este domingo como gobernador del estado de Pernambuco con un 82% de los votos, dijo en nombre del grupo que se entrevistó con Lula, que la candidatura de Rousseff “tiene un enorme potencial de crecimiento” en términos de votos.

Afirmó, además, que los gobernadores electos atenderán el pedido de Lula y “pondrán la campaña en todas las calles” de sus estados a fin de “movilizar a la militancia” de cara a la segunda vuelta de las presidenciales.

Según los datos del Tribunal Superior Electoral, la base aliada al Gobierno se impuso en las elecciones para gobernadores en once de los 27 estados del país.

La oposición ganó en seis, pero entre ellos figuran los estados de Sao Paulo y Minas Gerais, los dos mayores colegios electorales del país.

En los otros nueve estados, ninguno de los candidatos superó el preceptivo 50% de los votos, por lo que los gobernadores serán elegidos en una segunda vuelta que se celebrará también el próximo día 31.