Lula autoriza el despliegue de 800 soldados para combatir el crimen en Río de Janeiro

El todavía presidente de Brasil ha autorizado el despliegue de 800 soldados que se unirán a la policía militar y a los agentes del cuerpo especializado (BOPE) en la lucha contra el narcotráfico. Los enfrentamientos de los últimos días y la quema de vehículos en toda la ciudad están generando el pánico en la capital fluminense.

Lula autoriza el despliegue de 800 soldados para combatir el crimen en Río de Janeiro.

El todavía presidente de Brasil ha autorizado el despliegue de 800 soldados que se unirán a la policía militar y a los agentes del cuerpo especializado (BOPE) en la lucha contra el narcotráfico. Los enfrentamientos de los últimos días y la quema de vehículos en toda la ciudad están generando el pánico en la capital fluminense.

Los agentes policiales contarán con dos helicópteros y diez carros blindados, así como equipos de comunicación y gafas de visión nocturna.

El ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, ha anunciado a última hora de este jueves que 800 efectivos de las Fuerzas Armadas apoyarán al Gobierno de Río de Janeiro en las operaciones contra el crimen organizado en la ciudad, después de recibir el visto bueno del todavía presidente, Luiz Inácio Lula da Silva.

De acuerdo con el comunicado divulgado por el Ministerio, Lula ha autorizado el apoyo de refuerzo solicitado por el gobernador de Río, Sérgio Cabral.

Concretamente, 800 soldados serán enviados a la capital fluminense “para garantizar la protección de los perímetros de las áreas ocupadas por los policías”, se lee en el documento.

Además, los agentes policiales contarán con dos helicópteros y diez carros blindados, así como equipos de comunicación y gafas de visión nocturna.

El jueves, varias decenas de soldados ya se desplegaron en las favelas donde se concentran los enfrentamientos, especialmente la de Vila Cruzeiro.

La Policía también cuenta ya con seis tanques (tipo M113) equipados con armamento de guerra y conducidos por soldados de la Marina brasileña. Los disturbios ya han provocado en torno a una treintena de muertos así como múltiples incendios de vehículos en los últimos días.