Lugo se declara “entusiasmado” tras superar “totalmente” una trombosis

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, dijo desde el hospital de Sao Paulo (Brasil) donde fue ingresado de urgencia por una complicación del cáncer que padece que regresará a su país “con más ánimo y entusiasmo” tras superar “totalmente” una trombosis.

“Hoy los últimos análisis me dieron un diagnóstico totalmente libre de trombosis y que en estos días ya estaré de vuelta”, expresó Lugo en declaraciones telefónicas a la estatal Radio Nacional.

El jefe de Estado, llevado de urgencia el pasado sábado al hospital paulista Sirio-Libanés, dijo sentirse “amado por Dios”, y al ser consultado sobre si la gobernabilidad está asegurada en su país respondió con tono enérgico: “sin ninguna duda”.

En ese sentido, destacó que ha emprendido un diálogo con los distintos partidos políticos representados en el Congreso para reformar el Poder Judicial.

“Quiero agradecer de manera muy especial a toda la gente preocupada por mi salud, a la gente del campo, de la ciudad, a los jóvenes, a los adultos”, dijo el jefe de Estado, al minimizar las críticas surgidas contra su equipo médico.

Lugo, de 59 años, fue evacuado al Sirio-Libanés con un cuadro de edema en la faringe para un posible “drenaje quirúrgico”, pero en ese hospital le diagnosticaron una trombosis en la vena cava superior causada al parecer por el catéter que le fue colocado para las sesiones de quimioterapia.

El gobernante afirmó que su caso es “algo atípico, inesperado”.

“Acá no hay que buscar culpables, y enhorabuena, estoy de nuevo radiante, sano para retomar cuanto antes mis actividades”, destacó Lugo, quien según el último parte médico ha superado esa obstrucción sanguínea.

Por su parte, el doctor Alfredo Boccia anunció desde Sao Paulo que tras el tratamiento “hay una resolución completa de los trombos que estaban obstruyendo la vena cava superior” del jefe de Estado.

Lugo ha recibido tres de las seis sesiones de quimioterapia indicadas para su caso desde la detección del mal, a principios de agosto pasado, y sus médicos consideran que la enfermedad no impedirá que siga en sus funciones hasta completar su mandato, en 2013.