Lugo se declara “aliviado” porque podrá seguir con sus funciones

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien permanece hospitalizado en Sao Paulo (Brasil) por un cáncer linfático detectado hace una semana, se declaró “aliviado” porque su enfermedad le permitirá llevar “una gestión normal”.

En un mensaje al país, el gobernante agregó que ha consultado “reiteradamente a los médicos si en qué medida la quimioterapia que me estarán aplicando en los próximos meses modifica mi curso de acción como mandatario, y todos me respondieron que podré llevar una gestión normal y eso me alivia”.

El jefe del Estado añade en la misiva, colocada en el portal de la Presidencia uruguaya, que desea entregarse “plenamente y con toda mi voluntad a la causa de gobernar, para lo cual me eligieron el 20 de abril” de 2008.

Lugo, de 59 años, está desde el martes en el hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo para una serie de pruebas que definirán el grado de avance del cáncer y a la espera de la primera sesión de quimioterapia de las seis que deberá hacerse en los próximos seis meses.

“Estoy ansioso por retornar en las próximas horas a Paraguay. El proceso de diagnóstico y el tratamiento por parte de los médicos del hospital ha sido excelente, hospitalario y altamente profesional.

Dentro de pocas horas, al retornar a Paraguay, estaré en la etapa fundamental de este proceso con todo el tratamiento que mi dolencia requiere”, afirmó el gobernante.

Lugo cumplirá este domingo dos años en el poder, al que llegó al frente de una coalición de amplia base ideológica y cuya victoria electoral supuso la ruptura de una hegemonía política de 61 años del conservador Partido Colorado.

“Quiero agradecer los innumerables gestos de solidaridad que se han dado por diversos medios. Muchas gracias y prometo honrar plenamente esta expresión de afecto. Abrazo a todos y todas en Paraguay y espero que el 15 de agosto, esa fecha de alto simbolismo, nos recuerde la necesidad de seguir construyendo el cambio que no se detiene en Paraguay”, enfatizó.

Por su parte, el vicepresidente del país y presidente en ejercicio, Federico Franco, calificó de “miserables” las versiones en los medios políticos sobre la enfermedad del gobernante, a quien debería suceder ante una eventual incapacidad del jefe del Estado.

Franco, médico de profesión y líder de una corriente liberal disidente, mantiene divergencias desde el primer momento con Lugo por cupos de poder, después de que el jefe del Estado haya elegido a seguidores del nuevo titular del PLRA, el diputado Blas Llano.