Los socialdemócratas alemanes dan luz verde a negociar una nueva gran coalición con Merkel

El Partido Socialdemócrata (SPD) alemán ha aprobado este domingo la apertura de conversaciones formales para componer una nueva gran coalición de Gobierno con el bloque conservador de la canciller, Angela Merkel, que sería la tercera desde el año 2005 de llegar a un acuerdo definitivo. Esta era la posición de Martin Schulz, que solicitó al partido que le diera el sí al preacuerdo que pactó con la CDU/CSU para formar un Gobierno estable en Alemania.

 

Los delegados del partido, reunidos en Bonn, aprobaron este visto bueno por una estrecha mayoría: el ‘sí’ logró el respaldo de 362 de 642 asistentes, según AFP, el 56% del total. En contra votaron 279, entre ellas las juventudes del partido y otras corrientes internas, que abogaban por ir a la oposición, que -de llegar a buen puerto las negociaciones- liderará la formación de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD).

Tras el voto del congreso, se espera que las negociaciones formales de coalición empiecen la próxima semana, a punto de cumplirse cuatro meses después de la celebración de las elecciones generales. De fructificar un pacto de Gobierno, éste deberá ser sometido a consulta de los 440.000 militantes socialdemócratas, según señala Efe.

 

Schulz busca trabajar “por hacer mejor la vida en Alemania y Europa”

 

Al inicio de la reunión, Schulz había llamado a los suyos a respaldar el preacuerdo con el argumento de que solo con la presencia de su formación en el próximo gobierno se podrá trabajar “por hacer mejor la vida en Alemania y Europa”. El político germano lanzó un dramático llamamiento a los delegados del SPD alegando: de ello depende “nuestro futuro”.

 

Schulz se ha comprometido a seguir trabajando por “mejorar” lo pactado, con el objetivo de lograr una sanidad pública más igualitaria y levantar las restricciones al reagrupamiento familiar impuestas por el bloque conservador, y ha avanzado su intención de “revisar” lo alcanzado a mitad de legislatura, si finalmente gobiernan con Merkel.

Expresó asimismo su “comprensión” hacia aquellos que le reprochan haber cambiado de postura, ya que tanto en la campaña electoral como tras la derrota de su SPD en septiembre expresó su determinación a ir a la oposición. “Europa nos está mirando”, ha advertido Schulz, quien insiste en la necesidad de entrar en el futuro gobierno para impulsar con París “las reformas que la UE precisa”.

 

Cuatro meses desde que se celebraron las elecciones

 

El congreso se ha celebrado a punto de cumplirse cuatro meses de las elecciones generales del pasado 24 de septiembre, en que las que la CDU/CSU se impuso claramente, pero con una fuerte caída de votos, mientras que el SPD se hundió en su mínimo histórico, con un 20,5%. Schulz pretendía pasar a la oposición, pero tras fracasar las conversaciones de Merkel con los Verdes y el Partido Liberal (FDP) para tratar de formar una alianza, en noviembre, entabló conversaciones con la canciller en busca de un gobierno estable.

La posibilidad de reeditar una gran coalición topa con el rechazo de algunas corrientes internas y de las Juventudes del partido -‘Jusos’-, cuyo líder, Kevin Kühnert, pretende bloquear una nueva alianza con la CDU/CDU. Los ‘Jusos’, con 70.000 miembros, son una minoría entre los casi medio millón de afiliados socialdemócratas, pero su postura ha calado entre un amplio espectro de la formación.

 

En el preacuerdo pactado entre Merkel, Schulz y el líder bávaro, Horst Seehofer, quedaron fuera algunos aspectos considerados esenciales para las corrientes del SPD, sobre todo en lo que respecta a una profunda reforma sanitaria. La CSU bávara, por contra, sí impuso sus principales exigencias, entre ellas una serie de restricciones en política migratoria. Las grandes líneas del preacuerdo no son renegociables.

 

Merkel se prepara para “intensas” negociaciones

 

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, ha celebrado el “sí” de los socialdemócratas a emprender negociaciones con su partido para una nueva gran coalición de Gobierno, que ha augurado que serán “intensas”. “Nos queda mucho trabajo por delante”, ha dicho en una breve comparecencia en la sede de la CDU en Berlín.

Merkel ha confiado en que las reuniones se desarrollen en un clima de “sensatez”, a pesar de las “discrepancias” en cuanto a los contenidos, y ha señalado que el preacuerdo alcanzado el 12 de enero será “el marco” para consensuar las políticas de un futuro Gobierno alemán.

Entre los principales objetivos, ha mencionado el impulso de la economía, la digitalización, la justicia social y la seguridad.