Los 33 mineros “evolucionan bien” en el hospital

Los 33 mineros “evolucionan bien” en el hospital de Copiapó (norte de Chile), donde fueron ingresados tras su rescate, y al menos tres podrían ser dados de alta, señaló el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich, aunque uno de ellos sufre “neumonía aguda”.

“Todos evolucionan bien” tras su rescate y “al menos dos o tres de ellos recibirán el alta”, señaló el ministro en rueda de prensa, sin precisar sus nombres.

A uno de ellos sí se le diagnosticó “neumonía aguda”, pero reacciona “notablemente” al tratamiento con antibióticos, señaló por su lado Jorge Montes, subdirector médico del hospital. “Presenta un cuadro de neumonía en un pulmón previamente dañado”, explicó.

Uno de los médicos a cargo del rescate, Jean Romagnoli, indicó a la AFP que días antes de sacarlos, el minero Mario Gómez, que con 63 años es el mayor del grupo, presentaba “un fuerte cuadro de dificultades respiratorias característicos de una neumonía”. Por tanto, las autoridades médicas decidieron suministrarle antibióticos tres días antes de la fecha prevista del rescate.

Romagnoli también confirmó que Mario Gómez padece silicosis, una enfermedad típica de mineros. Se trata de un mal considerado irreversible, provocado por una sobreexposición al polvo de sílice, que había contraído antes del accidente y que provoca dificultades respiratorias.

Gómez también había sufrido un accidente en una mina con una explosión que le arrancó tres dedos.

Por otra parte, el subdirector del hospital precisó que desde el punto de vista oftalmológico, “todos se han acostumbrado bien a la luz natural” y que sólo hay un caso “con úlcera corneal”. Además, psicológicamente están bien, “tanto como cualquiera de nosotros”, aseguró.

A tres mineros se le realizó el miércoles una cirugía dental, con anestesia general, a raíz de una infección, pero todos “evolucionan muy bien”, agregó, sin precisar nombres.

En un operativo inédito que concitó la atención mundial, se concretó el miércoles el rescate de los 33 mineros (32 chilenos y un boliviano) que quedaron atrapados en la mina el 5 de agosto.