Lindsay Lohan pide una orden de alejamiento de los paparazzi

Los altibajos de Lindsay Lohan generan gran expectación entre la prensa, que la sigue allá donde va en un intento por retransmitir cada detalle de su vida privada. Pero esta situación ha llegado al punto de coartarle ciertas libertades, como la de conducir, y la joven ha pedido una orden de alejamiento para los paparazzi que se agolpan en torno a su vehículo cuando intenta desplazarse.

Lindsay Lohan va avanzando poco a poco en su terapia, y sus méritos le suponen conseguir una serie de libertades y beneficios que asemejan su vida a una rutina normal. Entre estos permisos concedidos, el último ha sido el de conducir, aunque está siendo dificultado por agentes externos.

El Departamento de Libertad Provisional del condado de Los Angeles autorizó a Lindsay a usar su coche con libertad, algo con lo que también estuvo de acuerdo la dirección de la clínica Betty Ford -donde recibe tratamiento-.

Pero cada vez que intenta usar su coche, una nube de paparazzis se agolpa en torno al vehículo e impiden a la joven trasladarse, provocando una situación peligrosa para la circulación.

Así, según informa TMZ, desde Betty Ford han considerado esta situación y han retirado a Lindsay su autorización para conducir, ya que temen que se vea envuelta en un accidente provocado por estos paparazzis.

Muy indignada, la actriz de Chicas Malas ha mandado un e-mail a su abogado explicándole el caso y adjuntándole una serie de fotos que atestiguan el acoso que sufre, pidiéndole que consiga una orden de alejamiento contra dichos reporteros.

Todavía no se sabe si dicha petición es una opción viable según la ley, pero mientras esto se tramita Lindsay deberá permanecer una temporada más sin salir de la clínica… o moviéndose en transporte público.