Lindsay Lohan lamenta que Hollywood no confíe en ella

Lindsay Lohan ha confesado que quiere continuar su carrera, pero sabe que será difícil. Sus escándalos han conseguido que Hollywood desconfíe de su valía y no quiera arriesgarse a contratarla por miedo a que no cumpla su contrato.

La actriz, de 24 años, ha concedido su primera entrevista desde que salió de rehabilitación en enero y fue acusada de robar un valioso collar. En el programa de televisión Extra, la joven ha confesado lo complicado de su situación laboral después de tanta polémica.

“Sé que tendré que dar muchos pasos para demostrar mi valía de nuevo y conseguir la confianza de la gente con la que admiro trabajar, pero estoy deseando hacer lo que tengo que hacer para llegar ahí”, declaró Lohan en la entrevista emitida el martes.

La joven añadió que estaba dispuesta a esforzarse porque actuar es “su pasión” y “realmente” echar de menos estar en un rodaje, después de tantos meses de juicios, acoso de los paparazzi y sesiones de rehabilitación.

Pero convencer a Hollywood de su decisión no será fácil. Los estudios de cine y televisión contratan seguros para cubrir los gastos de los retrasos o las cancelaciones de las producciones, y las estrellas con problemas personales como los de Lindsay hacen subir las cuotas de dichos seguros.

Es por ello que actitudes como la suya -o como la de Charlie Sheen, al que han cancelado su serie Dos Hombres y Medio- no agradan precisamente a las productoras, por mucha publicidad gratuita que puedan conseguir con sus escándalos.