La secretaria de inclusión instó a Gobiernos del mundo a avanzar en el cumplimiento de los objetivos del Milenio

20091013-0-0-N-Primera Dama
La Primera Dama de la República y Secretaria de Inclusión Social, Dra. Vanda Pignato, llamó a los gobiernos del mundo a trabajar más intensamente para alcanzar los objetivos trazados hace 15 años en el Programa de Acción derivado de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo.

Ante más de un centenar de delegaciones de países miembros de las Naciones Unidas, la Dra. Pignato explicó que las metas trazadas en el Programa de Acción “impusieron una visión más amplia, una mirada sistemática de las problemáticas vinculadas a la población y desarrollo”.

Citó además como ejemplos el énfasis en los temas relacionados con el medio ambiente, el enfoque de género en el análisis y búsqueda de solución de los problemas mundiales, la necesidad de impulsar políticas de equidad en el mundo entero, entre otros.

Pero a juicio de la Primera Dama, aún hace falta mucho por hacer.
“Lamentablemente, 15 años han pasado y los resultados concretos de aquel Programa de Acción han avanzado menos y más lentamente que los niveles de conciencia adquirida por las nuevas generaciones en todo el planeta”, dijo la Dra. Pignato.

También dijo que esta conmemoración debe verse como una redefinición de aquel consenso alcanzado en 1994, e hizo un llamado a las naciones y sus gobernantes, a las agencias de cooperación y países donantes para que se continúen los esfuerzos que garanticen que las metas del Programa de Acción serán perdurables.

“Esto también requiere solicitar a todos los sectores tanto nacionales como internacionales, a las organizaciones no gubernamentales y demás instituciones, a las academias e intelectualidad, para que juntemos los esfuerzos de manera que los saltos producidos en el nivel de conciencia se traduzcan en acciones que se orientan hacia la formulación, adopción y respeto pleno de los derechos humanos en su concepción integral”, agregó.

La Primera Dama expuso que en El Salvador se está lejos de alcanzar umbrales mínimos de dignidad en la vida cotidiana de los habitantes, pero que los esfuerzos del país están seriamente dirigidos a intentar lograr una garantía básica a los derechos humanos, en particular, a la alimentación, salud, educación, vivienda, y en general a lograr el cumplimiento de los objetivos de desarrollo del milenio, con los que el Programa de Acción tiene profundas coincidencias.

“Vengo de una nación pequeña, de una región angustiada por la inequidad, la pobreza, la exclusión y la limitación de recursos, asolada por la inseguridad y el delito, por la acción desestabilizadora de las fuerzas del narcotráfico y del crimen organizado”, dijo.

Hizo un llamado a fortalecer el trabajo con sectores marginados de la sociedad, y especialmente la necesidad de avanzar en la consolidación del reconocimiento de los derechos humanos de los adultos mayores.

“Es un sector de alta vulnerabilidad que reclama una atención especial, como ya la hemos reconocido para otros sectores o grupos poblacionales. En el ámbito universal, hemos iniciado con la Declaración Política y el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre Envejecimiento” aunque destacó que aún hace falta mucho por avanzar en esta materia.