La secretaria de Estado francesa dice que los gitanos utilizan a niños para evitar su expulsión

La secretaria de Estado de Familia francesa, Nadine Morano, afirmó que los gitanos que habitan en campamentos ilegales utilizan a sus niños como “coartada” para evitar ser deportados a Rumanía y Bulgaria.

Morano, que subrayó que “los niños no deben usarse como coartada” para evitar las deportaciones, abogó por una “inmigración decente, humana y respetuosa” y agregó que para ello hay que “ofrecer medios de integración a esas familias”.

La secretaria de Estado de Familia hizo esas declaraciones coincidiendo con la deportación de un centenar de gitanos a Rumanía, en lo que supone el inicio de un proceso que devolverá a su país a unas setecientas personas, según anunció el Gobierno, que ya ha desmantelado un total de 78 asentamientos ilegales de gitanos en Francia.

Preguntada, en concreto, sobre deportaciones de menores escolarizados en territorio galo, la secretaria de Estado aseguró que serán escolarizados en sus países de origen porque “no sólo hay colegios en Francia”.

Respecto a los más de 50 campamentos ilegales desmantelados en las últimas semanas en Francia, la responsable de Familia criticó que las familias nómadas se instalen en ese tipo de viviendas mientras que “hay áreas de refugio disponibles, en perfecto estado”.

Las declaraciones de Morano han indignado a varias asociaciones ligadas al derecho a la educación o al asilo como a la Red de Educación sin Fronteras (RESF), que acusó a la secretaria de Estado de caer en la “demagogia”.

En la misma línea se expresó el director general de Francia Tierra de Asilo, Pierre Henry, que acusó a Morano de “populismo” y de “estigmatizar a una población”.

Desde esa asociación agregaron que la situación “plantea un problema de gobernanza en el seno de la Unión Europea” que “requiere tiempo y debe evaluarse a largo plazo” y no para “atraer a la UMP -partido en el Gobierno- a una franja del electorado tradicional del (ultraderechista) Frente Nacional”.