La ONU dispuso un paquete de medidas que avanzan en la lucha contra la problemática

Entre los compromisos, la creación de un “Fondo Verde Climático” y un llamado a los países ricos a recortar más sus emisiones.

En la conferencia desarrollada en Cancún, México de Naciones Unidas sobre cambio climático se aprobó un paquete de medidas que respaldan y endurecen la lucha contra el calentamiento global, con el consenso de la mayoría de los países que acudieron a la cumbre, más de 190, siendo Bolivia el único que se opuso.

Entre los compromisos adoptados por la cumbre climática se destacan la creación de un multimillonario “Fondo Verde Climático”, de apoyo a las naciones en vías de desarrollo para que enfrenten el calentamiento global y un llamado a los países ricos a incrementar los recortes de sus emisiones de gases de efecto invernadero entre 25% y 40% hacia 2020 por debajo de los niveles de 1990.

Según lo establecido, el “Fondo Verde Climático” será administrado de manera interina por el Banco Mundial y tendrá un consejo de 24 países, la mitad de ellos desarrollados y la otra en vías de desarrollo. Además, los países ricos se comprometen a movilizar a favor de las naciones pobres 100.000 millones de dólares al año para el 2020.

Otra de las medidas importantes que se decidió es que las naciones desarrolladas suscriptoras del Protocolo de Kioto, pacto que expira en 2012 y que compromete a los países desarrollados a disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero, deben maximizar su compromiso con la causa. Organizaciones ambientalistas han dicho que actualmente sus recortes son de entre 7% y 14%.

La presidenta de la conferencia, la canciller mexicana Patricia Espinosa, aprobó los dos acuerdos del paquete, a pesar de que el jefe negociador de Bolivia, Pablo Solón, aseguró que se violaban las reglas de la ONU de “consenso”, lo cual establecía un “funesto” precedente.

Organizaciones ambientalistas reconocieron los avances alcanzados y confiaron en que allane el camino hacia un futuro acuerdo global amplio y vinculante. “Los gobiernos en Cancún han escogido la esperanza sobre el miedo y colocaron al mundo en un difícil pero posible camino hacia un acuerdo global para detener el peligroso cambio climático”, señaló en una declaración escrita la organización Greenpeace.

Por otra parte, la conferencia de Cancún también estableció la necesidad de reducciones mayores para evitar que la temperatura suba más de 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit) por encima de los niveles preindustriales. Aún más, reconoce la necesidad de revisar en el largo plazo el objetivo de una temperatura aceptable, y sugiere evitar un incremento de más de 1,5 grados centígrados.