La liberación de rehenes de las FARC en Colombia

El operativo para liberar a dos rehenes de la guerrilla FARC, que se vio frustrado el pasado domingo, se realizará en el sur de Colombia, anunció el delegado presidencial Eduardo Pizarro, quien confirmó que se suspendieron las acciones militares en la zona.

“Esperamos que hoy (miércoles) sea el día de las liberaciones finales”, dijo Pizarro a la prensa en Cali (500 kilómetros al suroeste de Bogotá), donde es esperada la mediadora Piedad Córdoba para iniciar el operativo.

“El operativo se haría hoy en la mañana. No hay ningún problema climatológico para el inicio de las operaciones”, añadió el delegado presidencial.

Las FARC habían ofrecido liberar el pasado domingo al mayor de la policía Guillermo Solórzano y al cabo del ejército Salín Sanmiguel, pero la entrega de esos rehenes a una misión humanitaria no se pudo concretar ese día.

El gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, denunció que el operativo falló porque la guerrilla dio coordenadas erradas del lugar donde liberaría a los dos secuestrados.

Sin embargo, el patrullero de la policía Carlos Ocampo fue entregado ese domingo a la misión humanitaria.

Este miércoles, la guerrilla publicó un comunicado en el que reiteró su disposición a realizar estas liberaciones, en las que actúa como mediadora la ex senadora Córdoba y representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Pizarro anunció que desde las 21H00 locales del martes (02H00 GMT del miércoles) se suspendieron las acciones militares en la provincia del Cauca (sur del país) para permitir la entrega, y que una vez que Córdoba llegue a Cali, “se ubica en los helicópteros brasileños y se van para la zona, para liberar a los dos secuestrados”.

“No va a haber sobrevuelos militares, como está acordado, sobre la zona donde se van a producir las liberaciones”, precisó el delegado presidencial.

El Gobierno de Brasil facilita los helicópteros Cougar y las tripulaciones para llevar a cabo este operativo.

El martes, el gobierno de Santos pidió a la guerrilla “no hacer ‘shows’ mediáticos” y dejar en libertad a otros uniformados que mantienen en su poder.

Las liberaciones de Solórzano y Sanmiguel son la última fase de un operativo que comenzó la semana pasada y que permitió, entre el 9 y 11 de febrero, que también los concejales Marcos Baquero y Armando Acuña así como el infante de marina Henry López quedaran en libertad.

Las FARC, la principal guerrilla del país con unos 8.000 combatientes, mantiene cautivos actualmente al menos a 18 policías y militares -a los que considera “canjeables” por sus guerrilleros presos- y a cerca de un centenar de civiles secuestrados por motivos económicos.