La extrema derecha se asienta en Francia y aspira a la presidencia

La líder regional para el sureste de Francia del partido de extrema derecha galo Frente Nacional, Marion Marechal-Le Pen, se dirige a sus seguidores, que ondean banderas del país, tras conocerse los resultados de la primera ronda de las elecciones regionales, en Carpentras, en el sur de Francia, el 6 de diciembre de 2015.

El partido de extrema derecha francés Frente Nacional logró una clara posición dominante en la primera ronda de las elecciones regionales del país, los primeros comicios desde los ataques de extremistas islámicos que causaron 130 muertos en París.

La segunda ronda se celebrará el próximo domingo y, hasta entonces, los otros partidos negociarán y lucharán para mantener su posición. El Frente Nacional está por delante en seis de las 13 regiones del país. En dos de ellas, tiene una ventaja muy clara.

La líder de la formación, Marine Le Pen, dijo a la televisora BFM el lunes que “el pueblo francés está harto de ser tratado como un rebaño de ovejas”.

Le Pen es la principal candidata a gobernar en Calais, donde miles de migrantes viven en un campamento improvisado con la esperanza de poder llegar a Gran Bretaña.

Los comicios del domingo tuvieron lugar en un momento de gran tensión en Francia, donde se palpa la intranquilidad tras los ataques terroristas de enero y noviembre.