La entrada en prisión de Lindsay Lohan

Aunque la situación sea complicada, Lindsay Lohan es una afortunada. En lugar de los 90 días que estimaba la sentencia judicial, la actriz pasará sólo 14 en una celda aislada y especial para ella, siempre que tenga un buen comportamiento. Lindsay entró esposada y llorando, pero muy tranquila.

El portavoz del Sherif de Los Angeles, Steve Whitmore, lo revelaba así a ‘US Magazine’, diciendo que Lindsay pasaría “unos 14 días” de los 90 que determinaba la sentencia judicial: “Está previsto que se quede hasta el 1 o 2 de agosto por buen comportamiento”. Steve también explicaba que la actriz, de 24 años, se ha mostrado “extremadamente cooperativa” desde que entró el martes en el Century Regional Detention Facility de Lynwood, California.

Lindsay Lohan llegó a la cárcel como lo que es, una estrella apoyada por sus fans. Eran las 10 de la mañana y no paraba de llorar, pero tampoco dejaron de sonar los gritos de “te queremos, Lindsay” desde su llegada hasta una hora después.

“Lindsay estaba llorando cuando entró. Iba esposada, pero parecía tranquila”, dijo una ex presidiaria del centro, Tiffany Hawes, que había sido liberada al mismo tiempo que Lindsay ingresaba en él. “Todos empezamos a decir ‘Que Dios te bendiga, Lindsay’, y también le decíamos ‘hola’, y nos sonreía”, continuaba Tiffany.