La crisis en Honduras causa millonarias pérdidas a empresarios centroamericanos

20090924-0-0-N-crisis
La crisis política en Honduras, que se agudizó tras el retorno del mandatario depuesto Manuel Zelaya, ha causado millonarias pérdidas a los países centroamericanos por la interrupción del comercio y demoras en el transporte internacional de mercancías.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti, en reacción al retorno de Zelaya el lunes, decretó un toque de queda que impidió durante más de dos días la libre circulación de personas, lo que en la práctica significó el cierre de fronteras con tres países: Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Pero el problema afectó a toda América Central, pues por carreteras hondureñas circulan camiones que llevan mercancías desde Costa Rica hacia el norte, hasta México y Estados Unidos.

El cierre de fronteras hondureñas, lamentado por el sector privado desde Guatemala a Panamá, causó pérdidas diarias superiores a los cinco millones de dólares, según estimaciones de gremios empresariales, aparte de los perjuicios sufridos por Honduras a raíz de la parálisis de su sistema productivo.

Nicaragua se ha visto afectada también, pues, por su escasa infraestructura portuaria, depende mucho de Honduras para el comercio exterior en el Caribe. La presidenta de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, Azucena Castillo, dijo que la paralización del comercio por la crisis hondureña les causa pérdidas de entre uno y dos millones de dólares al día. Castillo explicó que el 90% de los envíos al exterior estaban afectados por la crisis económica y factores climáticos, pero “Honduras con su problema viene a ponerle un sello de mayor gravedad” a la situación.

El ministro de Industria y Comercio del régimen de facto hondureño, Benjamín Bográn, estimó que la crisis política, que ha paralizado el sistema productivo nacional, ha provocado pérdidas diarias de unos 40 millones de dólares.

“Debemos tratar de que los conflictos políticos en nuestros países no se conviertan en un obstáculo para comercio”, declaró Jorge Daboud, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador. Daboub sugirió que el gobierno de facto hondureño otorgue un “salvoconducto” para que los camiones extranjeros puedan circular cuando haya toque de queda.

La paralización del transporte carretero representa 1,6 millones de dólares diarios de mercadería salvadoreña detenida.