Kirchner demanda reforzar lazos con China

La presidente argentina, Cristina Kirchner, pidió en Pekín un reforzamiento de los lazos entre su país y China, así como un sistema de regulación internacional del sistema financiero durante la próxima cumbre del G20 en Seúl, al iniciar una visita al gigante asiático.

Durante un discurso impartido por la Presidenta Argentina en la Universidad de Economía y Comercio Internacional de Pekín dijo que “Creemos imprescindible que cuando lleguemos a Seúl en noviembre de este año, lleguemos con un sistema de regulación internacional en materia financiera”.

“Para esto, también se hace imprescindible la regulación o eliminación de los denominados paraísos fiscales. Es un problema grave de todas las economías”, agregó, en referencia a los resultados que debería dar la cumbre de potencias industrializadas y países emergentes de noviembre en la capital coreana.

La presidenta argentina dijo estar de acuerdo con su homólogo chino, Hu Jintao, quien había hablado de un “sistema fantasma” en el mundo de las finanzas.

“Cuando se generan los famosos bancos de inversión, y luego los fondos de inversión, y luego los productos derivados, se genera una suerte de sistema internacional paralelo que nadie controla y que introduce toxicidad en numerosas economías”, afirmó.

Durante su discurso, Kirchner instó además a reforzar los lazos entre Argentina y China a partir de su complementariedad, en momentos en que las relaciones comerciales entre ambos se encuentran tensadas por el litigio que llevó al país asiático a suspender sus millonarias importaciones de aceite de soja argentino.

“Un mercado como la Argentina de 40 millones de personas que representa solamente el 0,4% de las exportaciones de China al mundo, pero que tiene una capacidad de convertirse en plataforma agroalimentaria y también de seguridad y soberanía alimentaria en un futuro lejano para China, constituye una asociacion que debemos profundizar (…)”, señaló.

Sin embargo, Kirchner advirtió que esa complementariedad se dará “en la medida que ambos actuemos inteligentemente”. “No dudo que lo vamos a hacer”, continuó.

Los litigios entre ambos países se han multiplicado en los últimos años: entre el cuarto trimestre de 2008 y el mismo período de 2009, los dos tercios de las 33 denuncias por comercio desleal presentadas por Argentina ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) apuntaban a China, según un informe de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe).

Según ciertos observadores, la suspensión por parte de China de la importación de aceite de soja argentino fue adoptada en represalia a la decisión el año pasado del gobierno de Kirchner de restringir las importaciones en ciertos sectores para defender la industria nacional y el empleo en plena crisis económica mundial.

Estas medidas habían provocado una caída de las compras de electrodomésticos y textiles chinos.

Kirchner se reunirá con su homólogo Hu Jintao y al día siguiente con el primer ministro Wen Jiabao, antes de viajar a la Exposición Universal de Shanghai.

Más de 100 empresarios argentinos integran una “misión multisectorial” que acompaña a la comitiva oficial y tenían previsto celebrar alrededor de 700 reuniones con sus pares chinos.

Las empresas pertenecen a los sectores farmacéutico, químico y petroquímico, biotecnología, genética bovina, astilleros, maquinaria agrícola, construcción industrial, transporte, energía, alimentos, vinícola y de servicios.