Khan dice que el Laborismo no debe buscar apoyo únicamente de sus activistas

En un artículo publicado en el dominical “The Observer”, el primer edil de Londres se refirió a la actual situación del partido de la oposición, visiblemente dividido porque muchos miembros de la formación no apoyan al izquierdista Corbyn.

Khan, que asumió la alcaldía tras los comicios del jueves, afirmó que atraer a los votantes tradicionales del Laborismo no es suficiente para conseguir el éxito en unas elecciones generales.

“Primero, el Laborismo solo gana cuando miramos hacia afuera y nos centramos en asuntos que a la gente le importa. Segundo, nunca confiarán en nosotros para gobernar a menos que nos impliquemos con todos los votantes, independientemente de sus antecedentes, de dónde vivan o dónde trabajan”, afirmó.

“Disputas sobre las estructuras internas del partido pueden ser importantes para algunos en el partido, pero está claro que significan poco o nada para la gran mayoría de votantes”, dijo Khan, en clara referencia a desacuerdos internos.

“Por muy tentador que pueda ser, debemos siempre resistir centrarnos en nosotros, ignorando lo que la gente realmente quiere. El Laborismo tiene que ser como una gran tienda de campaña que atraiga a todos, no sólo a sus propios activistas”, agregó.

Contar “únicamente” con el votante laborista tradicional “nunca será suficiente para ganar una elección general”, insistió.

“Debemos convencer a gente que antes votó a los conservadores de que puede confiar en el Laborismo para la economía y la seguridad, así como para mejorar los servicios públicos y crear una sociedad más justa”, resaltó el alcalde.

Corbyn fue elegido líder laborista el pasado septiembre tras conseguir un amplio respaldo interno, especialmente de los sindicatos, si bien su llegada no fue bien vista por algunos diputados, especialmente de antiguos seguidores del exprimer ministro británico Tony Blair (en el poder entre 1997 y 2007).

Kahn, de 45 años, asumió ayer como alcalde de Londres en una ceremonia celebrada en la catedral cristiana de Southwark, junto al río Támesis, pero a la que no asistió Jeremy Corbyn.

El nuevo alcalde venció con una cómoda ventaja -casi el 57%- al “tory” Zac Goldsmith, de 41 años, después de una campaña electoral negativa, marcada por los vínculos que éste intentó establecer entre Khan con “musulmanes extremistas”.

La última vez que el Laborismo estuvo en el poder fue entre 1997 y 2010, bajo los Gobiernos de Tony Blair y Gordon Brown.