Karzai refuerza su ventaja en Afganistán entre crecientes sospechas de fraude

20090908-0-0-N-elecciones

El presidente afgano, Hamid Karzai, reforzó su ventaja al darse a conocer los resultados casi completos de las elecciones, en medio de sospechas crecientes de fraude y nuevos atentados de los talibanes en el corazón de la capital.

Karzai, que goza de un cada vez más desganado apoyo internacional, tenía una amplia ventaja el martes en los resultados parciales de las elecciones presidenciales con 54,1% de los votos, contra 28,3% para su principal rival, según datos de la comisión electoral del 91,6% de los colegios electorales.

Los próximos resultados, que deberían incluir al 100% de las oficinas de voto, se esperan para el jueves 10 de septiembre, informó una fuente de la Comisión Electoral Independiente (CEI) afgana. Es la primera vez que Karzai pasa del umbral del 50% de los votos desde el 25 de agosto, cuando empezaron a salir a cuenta gotas los primeros resultados.

Las autoridades electorales afganas anunciaron también el martes haber “puesto en cuarentena” las urnas de 600 colegios electorales, sobre un total de 25.450, debido a unos presuntos fraudes en las elecciones presidenciales.

La comisión de de denuncias electorales (ECC) había anunciado unas horas antes haber observado “pruebas evidentes y convincentes” de fraudes y ordenado un recuento de los votos de algunos colegios electorales.

La diferencia entre Karzai y su principal rival, el ex canciller Abdula Abdula, hace pensar que a este último le costará aumentar su porcentaje. Para ganar las elecciones en la primera vuelta, son necesarios un 50% de los votos.

Estos anuncios llegaron horas después de que varios atentados contra las fuerzas internacionales en pleno corazón de sus más imponentes dispositivos de seguridad.

En la noche del lunes al martes, dos hombres armados que habían atacado la base estadounidense de Camp Phenix, a las puertas de la capital afgana, fueron rápidamente abatidos.

Por otra parte, un nuevo atentado suicida a la entrada de la base aérea militar de la OTAN en el aeropuerto de Kabul mató a tres civiles el martes, reforzando el sentimiento de que la insurrección talibán se intensifica. Un portavoz de los talibanes reivindicó el atentado.

La capital vuelve a ser blanco de los ataques desde el inicio de la campaña para las elecciones del 20 de agosto, que los talibanes habían amenazado con boicotear. Su insurrección se intensifica cada día más y se extiende hacia el norte y el oeste del país.

El día de la elección, los actos de violencia fueron relativamente limitados pero el temor que provocaron las amenazas llevaron a una importante abstención, cuyo porcentaje aún se ignora casi quince días después de los comicios, pero se estima podría estar entre el 30 y el 35%.

El representante especial de la ONU en Afganistán, Kai Eide, dijo el martes que “la integridad de estas elecciones es de la mayor importancia para Afganistán y sus socios internacionales” y reclamó un “rigor perfecto” en el recuento de votos y las investigaciones por fraude.