Jennifer López al borde de la separación de Marc Anthony por culpa de ‘American Idol’

Cuando parecía que los éxitos profesionales de la estrella hispana Jennifer López aseguraban la felicidad en su vida junto al cantante portorriqueño Marc Anthony y sus gemelos, puede haber llegado el final de la pareja. Y, precisamente, por cuestiones que tienen que ver con la carrera profesional de J.Lo: Su regreso a la televisión, con ‘American Idol’, puede arrasar su matrimonio.

El regreso a la televisión norteamericana de una de las grandes estrellas del pop hispano, Jennifer López, puede haberle costado parte de su vida familiar a esta hora. Según la prensa dedicada a las ‘celebrities’ en EE.UU, desde que comenzó su trabajo en ‘American Idol’, Jennifer López vive un infierno familiar con Marc Anthony.

La pareja mantiene continuas peleas desde que la actriz y cantante participa como jurado en este concurso y ya se habla de un posible divorcio, según publicó la revista In Touch. Según el círculo de confianza de la pareja, a los que cita la publicación, la responsabilidad recaería en las manías del cantante portorriqueño porque no puede estar demasiado tiempo en un mismo lugar, en este caso en Los Ángeles, ciudad en la que se encuentran los estudios de ‘American Idol.

Es más, según las declaraciones de algunos amigos de la pareja, Anthony se mudó a la ‘ciudad de las estrellas’ “para acompañar a su mujer pero a los pocos días estaba harto de estar allí, odia esa ciudad”. Así, desde hace algunas fechas el contacto entre ambos cónyuges es prácticamente nulo.

EL LLANTO EN DIRECTO DE J.LO

En esta tesitura, algunas imágenes de Jennifer López que dejó el programa de la Fox fueron claramente malinterpretados.

Así por ejemplo, las lágrimas que dejó en el estudio televisivo la estrella, y que en principio se atribuyeron a su especial sensibilidad con ciertos temas, cobran ahora otra significado: Él pasado 20 de enero, en el primer programa de la nueva temporada de ‘American Idol’, Jennifer López lloró tras escuchar la emotiva presentación de una joven madre soltera. La mujer era Paris Tassin, de 23 años, mamá de una pequeña de cinco años que sufre de pérdida de la audición.

Hoy esas lágrimas ya tienen una explicación que antes no se conocía.