Irán lanza cohete con una rata y tortugas al espacio

20100204-0-0-N-IranIrán anunció que lanzó con éxito al espacio un cohete de investigación con una rata, dos tortugas y una decena de gusanos, lo que demuestra, según el presidente Mahmud Ahmadinejad, que el país asiático puede vencer a Occidente en la batalla de la tecnología.

Ahmadinejad también reveló el modelo de un cohete acelerador liviano que se construye y tres nuevos satélites fabricados en Irán, presentados como los últimos avances del ambicioso programa espacial iraní.

El lanzamiento del Kavoshgar-3, que significa Explorador 3 en persa, fue anunciado por el ministro de Defensa, general Ahmad Vahidi, en el Día Nacional de la Tecnología Espacial. Llega un año después de que Irán pusiera en órbita por 40 días su primer satélite de telecomunicaciones construido en el país, el Omid (Esperanza).

El programa espacial iraní preocupa a las potencias occidentales porque temen que la misma tecnología usada para lanzar satélites y cápsulas de investigación puede ser utilizada para misiles de guerra.

La televisión estatal iraní mostró imágenes de funcionarios que colocaban antes del despegue un ratón, dos tortugas y una decena de criaturas que parecían gusanos dentro de una cápsula en el cohete, la que parecía tener unos tres metros de largo.

Expertos iraníes apuntaron, por su parte, que se trata del primer paso hacia uno de los principales objetivos ya declarados de Irán, que es enviar un hombre al espacio exterior en los próximos años.

Vahidi no dio detalles sobre la investigación y no se divulgó información sobre qué tipo de experimento se haría con los animales. El informe no reveló dónde ni cuándo se hizo el lanzamiento.

Connotaciones políticas

El anuncio del lanzamiento se produce en un momento crucial para Irán, que afronta el próximo 11 de febrero el 31 aniversario de su fundación necesitada de buenas noticias. Las protestas populares que se repiten desde hace siete meses por la controvertida reelección del presidente Ahmadienyad, la división política y social que ha generado la violenta represión de las mismas y la crisis económica han colocado a Irán ante un momento delicado.

A ello se une el pulso que el régimen iraní mantiene con la comunidad internacional acerca de su controvertido programa de desarrollo nuclear. Países como Estados Unidos, Israel, Francia, Alemania y Reino Unido acusan al régimen iraní de ocultar, bajo su esfuerzo atómico civil, un proyecto de naturaleza clandestina y aplicaciones bélicas cuyo objetivo sería la compra de un arsenal nuclear, alegación que Irán rechaza.