Intercambian militares de Corea Democrática y Estados Unidos

Militares de Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC), examinaron sobre la instalación de un grupo valorativo conjunto que determine las violaciones del armisticio que propiciaron el hundimiento de un buque de guerra surcoreano.

Las dos partes celebraron una segunda ronda de reuniones de casi dos horas a nivel de coroneles en la histórica localidad de Panmunjom, en la Zona Desmilitariza que separa artificialmente al Norte y Sur de la Península desde 1953.

Una declaración emitida al término del encuentro comunicó que las dos delegaciones intercambiaron ideas y detalles de cara a la formación de un grupo de evaluaciones conjunto de conformidad con el Acuerdo de Armisticio.

Esa especie de de Tregua se firmó al término de la Guerra 1950-1953, pero técnicamente, las partes permanecen en guerra.

De acuerdo con la declaración, la pieza central de la reunión fue la exigencia por Estados Unidos de que el Ejército de la RPDC demuestre su voluntad de cumplir con el acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU.

También, el representante del mando militar del Pentágono en Surcorea informó además de las maniobras militares conjuntas con Seúl, denominadas “Guardián de la Libertad Ulchi”.

Los coroneles de Estados Unidos y la RPDC acordaron celebrar otra reunión el 29 de julio.

Negociaciones similares sostuvieron esos militares el 15 de julio, las primeras desde el incidente en marzo de la corbeta “Cheonan”, y en ellas acordaron convocar reuniones a nivel de general para tratar el asunto del hundimiento del buque de guerra surcoreano.

El 26 de marzo, el Cheonan con 104 tripulantes a bordo se hundió en aguas próximas a la isla surcoreana de Baekryeong, situada en la costa occidental, debido a una inexplicable explosión, causando 46 marineros muertos.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una declaración presidencial sobre la cuestión del “Cheonan” a principios de este mes, en la que condenaba el ataque contra el barco surcoreano pero sin responsabilizar a ningún Estado.