Hungría realiza ejercicio militar fronterizo en plena crisis migratoria

Budapest.- Hungría comenzó un ejercicio militar a lo largo de su frontera con Serbia para reforzar una valla construida recientemente que no ha logrado frenar el flujo de refugiados, al tiempo que el gobierno está considerando decretar el estado de crisis.

En los próximos días el gobierno decidirá sobre una propuesta al respecto del Ministerio del Interior, señaló hoy Janos Lazar, jefe de la cancillería del primer ministro húngaro Viktor Orban. Precisamente el martes entra en vigor la ley que castiga penalmente el cruce ilegal de la frontera, considerado hasta ahora una mera infracción del reglamento, destacó DPA.

Además, se pretende suspender la circulación de trenes desde la vecina Serbia, dijo Lazar. El puesto fronterizo de Röszken es el único lugar aún no bloqueado por una valla fronteriza y de las vías del tren de ese lugar siguen cruzando muchos refugiados desde hace días.

En las dos últimas semanas el número de refugiados volvió a aumentar, pese a la valla de 175 kilómetros terminada a finales de agosto, alcanzando el miércoles un nuevo récord, cuando 3.321 personas se registraron tras entrar ilegalmente desde Serbia, informó la policía.

El Ministerio de Defensa no vinculó directamente el ejercicio militar en la frontera con la crisis actual de refugiados, pero parece coincidir con un plan de Orban para desplegar el Ejército en la porosa frontera sur en la segunda mitad de septiembre.

También en la frontera occidental, la compañía austriaca de ferrocarriles ÖBB suspendió la circulación de las conexiones transfronterizas que unen los dos países, lo que ha dejado a cientos de refugiados varados en la estación de Budapest Este.

Familias con niños pequeños se agolpaban hoy ante los andenes, la mayoría refugiados sirios. Otros se tumbaban, agotados, en el suelo, mientras voluntarios suministraban alimentos y ropa a los refugiados.

Un refugiado explicaba la nueva situación al resto con ayuda de un megáfono. En árabe, les decía que debían comprar un billete hasta la estación de Hegyeshalom, en la frontera norte del país y que desde ahí podían cruzar la frontera con Austria en grupo. Según la policía austriaca, unas 1.000 personas cruzaron hoy la frontera a pie.

Según el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a Hungría han llegado más de 145.000 refugiados en lo que va de año.