Gobierno rechaza informe de DDHH

El presidente Porfirio Lobo rechazó la inclusión de Honduras en un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como uno de los países latinoamericanos que no respetan los derechos civiles.

“Hemos heredado un país con alto nivel de delincuencia, pero hacemos los mejores esfuerzos por enfrentar el problema… esa situación no obedece a una política de Estado“, dijo el mandatario.

“Hacemos los mejores esfuerzos por enfrentar el problema… esa situación no obedece a una política de Estado”.

“Mi gobierno, que recién inició, trabaja fuerte para que la delincuencia no siga cobrando vidas humanas”, agregó. Lobo asumió la presidencia en enero.

El Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Ramón Custodio, calificó de “manipulado” el informe de la comisión integrante del sistema de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Honduras fue incluida junto a Cuba, Venezuela, Colombia y Haití en el informe presentado la víspera por la CIDH en Washington. La Comisión consideró que esos países merecieron especial atención en el área de derechos humanos en 2009.

“Es una forma de manipulación con el fin de dañar a Honduras”, aseguró el viernes a la estación local HRN. “La CIDH ha perdido autoridad ética y no es ecuánime. Por eso, se desautoriza a sí misma”.

La CIDH dijo en el informe haber constatado en una visita en agosto a Tegucigalpa “graves violaciones a los derechos humanos y políticos, incluyendo al menos siete muertes”.

Agregó que en 2009 hubo en Honduras “declaración arbitraria del estado de excepción, represión de manifestaciones a través de un uso desproporcionado de la fuerza, criminalización de la protesta social, detenciones arbitrarias de miles de personas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, malas condiciones de detención y militarización del territorio”.

Por su parte, la ministra asesora en materia de Derechos Humanos, Ana Pineda, figura recientemente creada en el país, manifestó que “no es el momento para que Honduras se pronuncie sobre si avala o no el informe de la Comisión”.
Ana Pineda, ministra asesora en materia de Derechos Humanos, figura recientemente creada.

Pineda dijo que “la información del documento del CIDH es de carácter general y en el cual se refleja la problemática que se vivió en el país después del 28 de junio” por la destitución del ex presidente Manuel Zelaya Rosales.

Ahora, -sostuvo Pineda- se trata de que Honduras tome en cuenta las recomendaciones que hace la CIDH e investigar los casos específicos de violación a los derechos humanos.

Agregó que el informe del organismo internacional de DDHH es una oportunidad para mejorar las prácticas de respeto a los derechos de la sociedad hondureña.

De acuerdo a cifras oficiales, la violencia ha dejado más de 20.000 muertes en cinco años en Honduras y sólo en el 2009 hubo 5.300.

El Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma y las Naciones Unidas advirtieron la semana pasada que cada día mueren 14 personas de manera violenta en el país.