GANA Juramenta Sector Empresarial

El partido GANA juramentó el comité empresarial sección San Salvador conformada por líderes de la pequeña y mediana empresa.

Un dato que se debe destacar es que la micro y mediana empresa representa en El Salvador aproximadamente 450 mil negocios en esta categoría y un total del 97% de la generación de empleos a nivel nacional.

En GANA este sector tendrá como objetivo crear las condiciones para construir un nuevo modelo económico y social donde la población sea la principal finalidad del estado.

Por lo que en sus iniciativas se encuentran la protección y el fomento a la micro, pequeña y mediana empresa salvadoreña del país ya que en su mayoría el 97 % pertenecen al sector, “hemos quedado desprotegidos por los gobiernos anteriores” manifestó Joel Humberto Valiente, director general del sector empresarial.

Los que hoy se integran al comité empresarial nunca han pertenecido a ningún sector político por lo que Guillermo Gallegos director de organización del partido GANA declaro que se siente complacido y esto le permite al partido entrar con generaciones de empleos y mueve la economía de el país “y es con los sectores que nos identificamos la clase media, de pequeños y medianos negocios, aseguro”

También el partido naranja juramento candidatos a candidatos a alcaldes de los municipios de Ilobasco a Don Beto Rivas y en Panchimalco Isabel Vega, conocido como Don Chabelo.

La juramentación estuvo a cargo de la Directora de Actas y Afiliación, en representación del Directorio Nacional de GANA, Silvia Aguilar, donde reiteró que Don Beto Rivas ha demostrado que tiene carisma y que será capaz, con el apoyo del pueblo, de arrebatar la comuna a la extrema derecha.

Por su parte Portillo se mostró complacido por el respaldo que el Partido de la Nueva Derecha está recibiendo en todo el país y que lo ratifica como la tercera fuerza política nacional.

“Gracias por su apoyo, soy el próximo Alcalde del Pueblo de Ilobasco”, expresó Don Beto, como cariñosamente le llaman los ilobasquenses, al mostrarse sorprendido por el respaldo que recibió.