Fuerza de Tarea Trinacional fue activada

Los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras lanzaron la Fuerza Trinacional que tiene como objetivo combate al crimen organizado en los países del triángulo norte

La Fuerza de Tarea Trinacional está conformada por elementos policiales y militares de las naciones que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica, y su lanzamiento se realizó en el estadio John F. Kennedy, situado en la colonia Las Américas, en Ocotepeque, al que asistieron el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Según informaron los responsables de esta fuerza trinacional es parte del Plan Regional de Combate a la Criminalidad Organizada Transnacional en los Países del Triángulo Norte, el cual incluye un conjunto de acciones a desarrollar en forma interinstitucional y coordinada, en el marco de la legislación interna de cada país y dentro de los límites territoriales de cada nación.

Las acciones están orientadas a la prevención y combate de las organizaciones criminales, que afectan la seguridad en El Salvador, Guatemala y Honduras, priorizando en la lucha contra las maras y pandillas, el tráfico ilícito de las armas de fuego, la narcoactividad, el tráfico y trata de personas, el tráfico ilícito de vehículos, entre otros.

Esta iniciativa contra el Crimen Organizado se materializa en una fuerza que opera en los respectivos territorios de Guatemala, El Salvador y Honduras, permitiendo mayor coordinación e intercambio de información para combatir el crimen organizado transacional en todas sus manifestaciones, en particular el Tráfico de Armas, el Narcotráfico, la Trata de Personas, el Tráfico de Migrantes, las Estructuras Criminales o Asociaciones ilícitas, así como cualquier delito conexo, a fin de recuperar la seguridad, la paz y la tranquilidad en las familias de los tres países hermanos.

Los presidentes Morales y Sánchez Cerén patentizaron su solidaridad con la iniciativa del presidente Hernández Alvarado que ha permitido en el corto plazo el inicio de las operaciones y el logro de: El intercambio exitoso de información de inteligencia, la detención de cabecillas de grupos criminales, la desarticulación de estructuras de asociaciones ilícitas, la incautación de drogas, sustancias psicotrópicas y precursores químicos.