Francia presenta medidas financieras para enfrentar al terrorismo

El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, presentó algunas medidas para enfrentar al terrorismo en el área financiera, a 10 días de los ataques mortales perpetrados en esta capital.

Si los terroristas cometen atentados, es porque logran obtener recursos financieros para llevarlos a cabo, en Francia y en el exterior, declaró a medios de prensa.

Sapin precisó que los autores de lo ocurrido en París usaron tarjetas pre-pagadas para organizar los ataques. Las operaciones involucran generalmente sumas modestas, lo cual permite evitar su trazabilidad. Por eso hay que estrechar el cerco, añadió.

Por ello, las medidas se relacionan con la mejor coordinación de los servicios o el mayor control de las pequeñas transacciones, detalló.

Actualmente se puede utilizar el mencionado medio de pago por sumas de hasta 250 euros sin justificación de identidad en el caso de las tarjetas sin recarga y de hasta dos mil 500 anuales al año en el caso de las recargables.

Sin embargo, el Ministro anunció que dichas sumas disminuirán a partir de 2016 y también consideró necesario reducir el anonimato del uso de esos instrumentos de pago.

La confiscación, que hasta ahora afectaba esencialmente a los bienes bancarios, se podrá aplicar también a otros como los inmobiliarios o los vehículos, apuntó.

Tras los atentados, el gobierno señaló que el país incumplirá los compromisos europeos de reducción del déficit público porque va a tener gastos suplementarios a partir del reforzamiento de los medios humanos y materiales de la lucha antiterrorista.

El presidente François Hollande avanzó que en las circunstancias actuales, el pacto de seguridad está por encima del pacto de estabilidad presupuestaria. Detalló que se crearán ocho mil 500 puestos suplementarios en los dos próximos años: cinco mil de policías y gendarmes; dos mil 500 en el Ministerio de Justicia y mil en las aduanas. Además se frenarán los recortes del gasto en el presupuesto de Defensa.

El primer ministro Manuel Valls también insistió en que Francia superará la meta de déficit presupuestario establecida por la Unión Europea de tres por ciento Producto Interno Bruto debido a que el país aumenta el gasto en seguridad.

Según cálculos de la cartera de Finanzas, el incremento del dispositivo antiterrorista decidido por el Ejecutivo tras los ataques tendrá un costo de unos 600 millones de euros en 2016.

El gasto público, que va a aumentar uno por ciento este año, se incrementará un poco más y el déficit será superior al que se había anticipado hasta ahora.

Empero, analistas recalcan que incluso antes de los atentados, la nación se encaminaba a un déficit por encima de las metas estipuladas.