Francia con más ataques

Poco después de que el presidente francés, Francois Hollande, acusara a ISIS de ser el autor de los atentados de París que dejaron al menos 127 muertos, el grupo terrorista lanzaba un comunicado -en árabe y francés- en las redes sociales en el que se hacía responsable de ellos y anunciaba que Francia seguiría siendo objetivo de sus ataques.

El autodenominado Estado Islámico sostiene en el comunicado que atacantes suicidas dotados de cinturones cargados con explosivos y armas perpetraron los ataques simultáneos en varias locaciones de la capital francesa, que fueron estudiadas cuidadosamente.

Por otra parte, la policía francesa informó que encontraron un pasaporte sirio al lado del cuerpo de uno de los atacantes de París.

En el comunicado, el grupo terrorista explicó cómo “un grupo de creyentes de soldados del Califato” atacaron “la capital de las abominaciones y la perversión” para “humillar a los enemigos (de Alá)”.

El texto termina afirmando que “Francia y aquellos que siguen su vía (política antiterrorista) deben saber que seguirán como principales objetivos de ISIS y que seguirán sintiendo el olor de la muerte” por haberse “enorgullecido de combatir el islam en Francia y golpear a los musulmanes en tierra del Califato”.

Poco antes de hacerse público ese comunicado, el presidente Hollande había señalado sin ningún tipo de duda al grupo terrorista ISIS como el autor de los atentados que sembró el terror en la capital francesa en la víspera.

En una declaración retransmitida en televisión, el mandatario francés estableció que el número de fallecidos se eleva a 127, declaró tres días de luto nacional y elevó al máximo la alerta del país.

El presidente francés sostuvo que “lo que se produjo en París y en Saint Denis (donde está el Estadio de Francia) es un acto de guerra, y frente a la guerra el país debe tomar las decisiones apropiadas”, enfatizó en su breve intervención.

Además, anunció que comparecerá el lunes ante el Parlamento para informar de las medidas que planea adoptar. El presidente hablará ante las dos cámaras parlamentarias juntas en el Palacio de Versalles, una medida muy poco frecuente en la República francesa.

Como muestra de la firmeza de Francia ante el terrorismo, Hollande prometió que “será implacable con los bárbaros del grupo Estado islámico” y que “actuará por todos los medios, en cualquier lugar, dentro o fuera del país”.

París ya ha bombardeado algunos de los objetivos de dicha organización terrorista en Siria e Irak como parte de la coalición liderada por Estados Unidos y tiene tropas combatiendo a extremistas en África.

De hecho, según testimonios recogidos por los medios franceses, algunos de los atacantes que cometieron la matanza en Le Bataclan habrían comenzado a disparar de manera indiscriminada culpando a Hollande por su intervención en Siria.

El gobierno declaró el estado de emergencia para todo el país tras los ataques que se perpetraron en seis puntos diferentes de la capital francesa.

Francia se despertó este sábado conmocionada por los peores ataques que ha sufrido desde la II Guerra Mundial.

Cuando ya habían pasado varias horas y las primeras luces dejaban atrás una noche que los franceses nunca olvidarán, el presidente francés trataba de dar respuesta a la pregunta que se hacían los ciudadanos: quién había sido.

Porque pese a la reivindicación de ISIS, la identidad de los agresores, al menos de forma pública, seguía siendo básicamente un misterio. Se desconocía su nacionalidad, sus motivos e incluso su número exacto.

Las autoridades anunciaron la muerte de ocho atacantes (los mismos de los que habla el comunicado), siete de ellos en atentados suicidas, una estrategia terrorista que no se había utilizado antes en Francia. Otro agresor murió abatido por la policía.

Según France Info, los investigadores estaban estudiando el ADN y las huellas digitales de los atacantes para poder dar respuesta a esa incógnita. La emisora de radio informó que esta labor podría llevar varios días.

“Esto es por Siria”

Precisamente, la oleada de ataques en París se produjo horas después de un bombardeo estadounidense contra la ciudad de Al Raqa, principal bastión del EI en Siria, y que terminó con “una certeza razonable”, según Washington, de haber matado a Mohamed Emwazi, conocido como “John el Yihadista”, que alcanzó notoriedad tras aparecer en varios vídeos decapitando a rehenes occidentales.

“Esto es por Siria”, fue una de las frases que según algunos testigos de la matanza en la sala de fiestas Bataclan pronunciaron algunos de los terroristas que entraron en el local cuando estaba abarrotado de público que asistía al concierto de un grupo estadounidense.