FMI abre las puertas para que México fortalezca economía y confianza externa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) expresó su disposición a ampliar a México su línea de crédito flexible de 48.000 a 73.000 millones de dólares y a renovarla anticipadamente por dos años más hasta 2012, como lo solicitaron las autoridades mexicanas para fortalecer su perfil macroeconómico.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, indicó en la capital mexicana, en una conferencia de prensa con el presidente, Felipe Calderón, el gobernador del Banco de México (central) y el ministro de Hacienda, que procederá “rápidamente a tramitar la aprobación de la solicitud de México ante el directorio ejecutivo del FMI”.

Las líneas de crédito flexibles son recursos que desde marzo de 2009 el FMI puso a disposición de algunos países en desarrollo con un buen desempeño macroeconómico, con la idea de que soliciten esos fondos si llegan a enfrentar posibles problemas económicos o presiones financieras externas en el futuro.

El FMI modificó en abril de este año sus líneas de crédito flexible, establecidas en marzo de 2009, amplió su plazo de uno a dos años y eliminó el límite de acceso a las mismas.

Sin embargo, “persiste gran incertidumbre en el entorno mundial, y comparto la opinión de las autoridades (mexicanas) de que la mayor duración y el acceso más amplio que ofrece la línea de crédito reformada pueden desempeñar un papel importante en continuar respaldando la estrategia de México en materia de política económica y en mantener la confianza externa”, dijo.

Strauss-Kahn, quien visita por primera vez México, recordó que el FMI no impone “condiciones” ni está “pidiendo nada especial” a cambio por los fondos de la línea de crédito flexible.

Junto con las reservas internacionales de México, que suman actualmente unos 111.000 millones de dólares, los recursos de la nueva línea de crédito implican que los recursos disponibles del país para enfrentar posibles perturbaciones provenientes del exterior ascenderán a cerca de 190.000 millones de dólares.

El mandatario mexicano señaló que el anuncio “es de la mayor relevancia económica para el país”, y busca “blindar” y “garantizar la plena protección externa” de la economía mexicana “en todo lo que resta” de su administración, que concluye en diciembre de 2012.

Calderón precisó sin embargo que “México no contempla utilizar” los recursos de esa línea de crédito preventiva del FMI, ya que se trata solo de “un seguro financiero”.

Por su parte, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, celebró el trabajo del FMI en la reciente crisis económica mundial, y aseguró que su papel fue “decisivo” para “generar certidumbre en los mercados financieros internacionales”.

Carstens recordó que la economía mexicana crecerá este año un 5%, que el país ha creado en 2010 “una cantidad sin precedentes de empleos” y que en el frente inflacionario “estamos obteniendo una tasa de inflación substancialmente inferior a la que habíamos anticipado el año pasado”.