Festival Acercando Generaciones

 La Secretaría de Inclusión Social (SIS) junto a las instituciones que conforman el Consejo Nacional de Atención Integral a los Programas de los Adultos Mayores (CONAIPAM) realizaron  la  octava edición del Festival Acercando Generaciones, un espacio que además de dar voz a esta población, reivindica su importancia en la sociedad y el respeto de sus derechos. El evento fue inaugurado por la Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato en el marco del mes dedicado a las personas adultas mayores.

 

Instituciones, organizaciones y personas de edad participaron en el evento en el que comercializaron productos que elaboran, e informaron a los asistentes sobre el trabajo que realizan para brindar una vida digna a este segmento poblacional. Asimismo, la SIS entregó reconocimientos a personas adultas mayores destacadas en la música y la defensa de los derechos de esta población.

 

Durante su discurso la funcionaria invitó a acercarse más a las personas adultas mayores y no reproducir mitos que solo perpetúan la discriminación hacia ellas. Entre esos mitos están el considerar a esta población como personas que no producen, son enfermas o no tienen la capacidad de tomar decisiones sobre sus vidas.

 

La supuesta improductividad de las personas de edad es un mito que pierde validez cuando actualmente muchas de ellas han asumido por completo o parcialmente las labores de cuido y crianza de niños, niñas y adolescentes; un tiempo y una labor por la cual no reciben ningún pago o reconocimiento y que permite ahorrar al grupo familiar. Al respecto, es importante señalar que esta ni otra tarea nunca debe ser impuesta a la persona adulta mayor.

 

Además del ámbito familiar, la población en cuestión continúa desempeñándose en otros como el académico, comercial y artístico, y un ejemplo de ello son los artesanos y artesanas que participan en el Festival desarrollado en esta  oportunidad.

 

 

Finalmente la funcionaria invitó a la población a desechar la idea de que la vejez es sinónimo de pérdida de derechos, pues debe ser valorada como otras etapas de la vida de toda persona, y por tanto es obligación de todos y todas respetar sus derechos fundamentales.