Evo Morales promulga una ley de educación para “descolonizar” Bolivia

El presidente boliviano, Evo Morales, ha promulgado una nueva ley de educación con la que busca “descolonizar” esa nación sudamericana fomentando el “patriotismo” en las aulas para que sean los alumnos los que defiendan “los intereses nacionales” de las “imposiciones extranjeras”.

Con esta normativa, denominada Avelino Siñani-Elizardo Pérez, Bolivia dejará de tener una “educación alienada, sometida, subordinada” para promover una “educación revolucionaria, liberadora ante todo”, ha afirmado Morales.

El nuevo modelo de educación boliviano –ha recalcado Morales– será intracultural, intercultural y plurilingüe, al tiempo que promoverá “la liberación nacional a fin de superar lo sucedido en el pasado con la vigencia de una educación alienada y condicionada”.

Los docentes tendrán a partir de ahora un papel determinante en la enseñanza de los valores patrióticos. “Los maestros son los soldados e instrumentos de la liberación y la descolonización de Bolivia”, ha acotado.

La ley ha sido redactada tras varias consultas en las que participaron educadores, padres de familia, sectores sociales, expertos y autoridades locales antes de que fuese enviada a la Asamblea Legislativa para su aprobación.

Esta normativa ha sido “construida por bolivianos y no por consultores del Banco Mundial (BM) o del Fondo Monetario Internacional (FMI), como sucedía en el pasado”, ha asegurado el mandatario indígena.

La Ley Educativa, que tiene 92 artículos y 12 disposiciones transitorias, establece como principio “la educación igualitaria”, pero tomará en cuenta las condiciones geográficas y culturas de cada uno de los nueve departamentos bolivianos.

Una de las novedades que el propio Morales ha resaltado es que todos los alumnos deberán ver una materia en la que se hablará de la diversidad de religiones, espiritualidad y valores que hay en esa nación andina, respetando en todo momento las creencias particulares de cada quien.

La educación obligatoria en Bolivia abarcará el bachillerato, en lo que constituye un nuevo esfuerzo del Gobierno para evitar la deserción escolar en primaria y poder garantizar que la mayoría de los adolescentes tengan una formación más avanzada.

La nueva ley prevé además la creación de una Universidad Pedagógica para los cursos de post grado destinados a cualificar a los educadores.