Evo Morales ataca de nuevo a EE.UU.

En presencia del secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, el presidente de Bolivia, Evo Morales, volvió a acusar a ese país de haber intentado golpes en Bolivia, Venezuela y Ecuador, sin éxito, y de haberlo logrado en el caso de Honduras.

“Hay que reconocer, compatriotas latinoamericanos: Estados Unidos nos ganó en Honduras, consolidó el golpe de Estado. El imperio norteamericano nos ganó, pero también los pueblos de América en Venezuela, en Bolivia y en Ecuador, ganamos”, dijo Morales al inaugurar la IX Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas.

La Conferencia comenzó en la ciudad boliviana de Santa Cruz con ministros de Defensa o representantes de 30 países del continente, entre los que estuvo Gates escuchando con atención las palabras del gobernante boliviano.

“Con Estados Unidos, estamos 3-1”, apuntó Morales, miembro de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba) que liderada su colega venezolano, Hugo Chávez, y de la que también forman parte Ecuador y Nicaragua, y antes Honduras.

El mandatario dijo que en 2008 el entonces embajador de Estados Unidos en La Paz, Philip Golberg, “organizó” un golpe para acabar de forma “antidemocrática” con su Gobierno.

Morales expulsó a Goldberg en septiembre de ese año, a lo que Estados Unidos replicó con la expulsión del embajador boliviano en Washington, Gustavo Guzmán, y desde entonces no ha habido acuerdo para solucionar esa crisis bilateral.

Reiteró el presidente que tendrá relaciones con la nación que quiera, en aparente respuesta a la advertencia que hizo Gates el domingo en una rueda de prensa en Santa Cruz sobre la relación de Bolivia con Irán.

“Bolivia, bajo mi dirección, tendrá acuerdos, alianzas, con todo el mundo. Nadie me va prohibir, tenemos derecho, somos de la cultura del diálogo”, dijo el mandatario.

Gates advirtió el domingo que Bolivia y Venezuela “tienen que tener muchísimo cuidado por la forma en que interactúan con los iraníes y tener cuidado con los motivos de los iraníes sobre lo que quieren lograr”, al comentar la ayuda que les ofrece Irán para programas nucleares con fines energéticos.

Morales también llamó al congresista republicano Connie Mack “asesino confeso” de Chávez: “Este congresista ya es un asesino confeso o un conspirador confeso del compañero hermano presidente Hugo Chávez. Si algo pasa con la vida de Hugo Chavez, el único responsable será este congresista”.

El mandatario dijo a los ministros de Defensa que es importante debatir si se busca seguridad para Estados Unidos o para toda la región y rechazó las “doctrinas” de Washington sobre narcotráfico y terrorismo, que según él han sido usadas para intervenir en América Latina.